Son enormes las cantidades de basura que se tiran cada día y si hablamos de la variedad de objetos que se pueden encontrar entre lo “inservible”, nos sorprenderíamos aún más. Para muestra de ello solo hace falta un botón, y ese es la nueva biblioteca turca que lleva funcionando desde hace 7 meses en Ankara, con libros que han salido de las pilas de basura que los ciudadanos tiran a diario.

La “sencilla” biblioteca establecida en una vieja fábrica de ladrillos abandonada, cuenta con una colección de 4,750 libros y revistas, algunas maquinas de escribir y lamparas hechas  con tuberías de cobre recicladas. Además de que también puedes encontrar una barbería, cafetería y pequeñas estancias de descanso.

“Acá no se pierde nada” es el lema de esta pequeña biblioteca que construyó sus pilares con lo que otros ya no consideraron valioso, pero que sin duda, todavía es una fuente de conocimiento para aquellos que saben apreciarlo.

¿Qué te parece?

 

Por Elizabeth Almazán

TE PUEDE INTERESAR