Si lees esto es que eres uno de los casi 63 millones de mexicanos que usamos internet, ya sea por medio de la computadora o del móvil. Y si eres un usuario típico, el internet lo usas sobre todo para obtener información de carácter general, chatear con apps de mensajería, ver videos, escuchar música y acceder a redes sociales.

Estos datos los obtuvimos gracias a una encuesta que hicieron organismos oficiales de comunicaciones, y gracias a ella también sabemos que son los niños y jóvenes entre siete y 34 años los más intensos al usar la web, por una sencilla razón: les encanta enterarse de todo a través de redes sociales como Facebook, Instagram, Snapchat, Pinterest, Tumblr, YouTube o Twitter.

Eso puede que no te sorprenda tanto, porque quizá tú mismo eres uno de esos clavados al navegar, pero debes saber que especialistas en el análisis de las nuevas tecnologías descubrieron que están surgiendo algunos problemas sicológicos entre los internautas. Esos trastornos no son fáciles de detectar al principio, pero ya muchos padres están francamente preocupados al ver que sus retoños pasan más de la cuenta pegados a su smartphone.

Una iniciativa llamada Para un Internet Seguro habla de adicción a la cual se enfrentan los muy jóvenes y advierte que conviene que los chicos menores a 13 años eviten tener cuentas en redes sociales y en general a navegar durante largos periodos, pues hay riesgo de desarrollar desde olvidos leves o estrés ligero hasta ansiedad grave que puede conducir a atentar contra su integridad física.

Estás de acuerdo que no hay necesidad de llegar a esos extremos. Por eso vale la pena estar atentos e informados sobre ciertos problemas que debes identificar y que aquí te presentamos:

No me acuerdo

La memoria se hace “floja” por la disponibilidad inmediata de los datos en internet. Lo que antes debíamos recordar, hoy ya no es necesario.

Pobre interacción real

Pueden surgir conflictos en el proceso de socialización y en la interacción personal al preferir las relaciones online a las que se dan en la vida real u offline.

¿Está sonando?

Hay riesgo de desarrollar cierta paranoia al tener activadas, día y noche, alertas, timbres, llamadas o notificaciones. Esos sonidos mantienen a nuestros sentidos en constante exaltación y ya no distinguimos si en realidad suenan o no.

Todo es un asco

La depresión está ligada a la escasa socialización real provocada por estar en la red todo el tiempo. La presión social de nuestro entorno web puede llevar a estados de tristeza y frustración.

Me siento bien / mal

Tener sentimientos de euforia o arranques de molestia ante circunstancias que ocurren alrededor de internet (si se pierde un juego online, si no tenemos conexión, si nos hace enojar algo de lo que otros publican) puede volvernos en personas violentas.

Quién soy

Estar conectado demasiado tiempo con ambientes virtuales puede llevar a una falsa percepción de la realidad y perder las fronteras de la personalidad auténtica y la de nuestro avatar.

Así que hay que moderarnos y si nosotros o alguien cercano tiene alguna de estas características, hay que tomar cartas en el asunto.

(Por JR)

TE PUEDE INTERESAR