Es posible que hayas oído hablar de ellas o hasta que seas usuaria de estas maravillas. Te confirmamos que las semillas de chía tienen un efecto positivo en la salud del corazón por su alto contenido de nutrientes, entre ellos ácidos grasos poliinsaturados, proteínas, fibra, calcio, manganeso y fósforo y vitaminas del grupo B. Incluso el Departamento de Agricultura de  Estados Unidos asegura que estas semillas, usadas desde la época prehispánica, ayudan a reducir el estrés, bajar el azúcar en la sangre después de la comida, disminuyen las posibilidades de padecer enfermedades de la arteria coronaria y aminoran los niveles de colesterol (malo o de baja intensidad) en la sangre. ¿Verdad que suena bien?

Además, los nutriólogos indican que las semillas de chía no contienen gluten, y contienen Omega 3, además de fibra y antioxidantes. Pero sigue leyendo: aporta el doble de proteínas que la mayoría de verduras, contiene el doble de potasio que el plátano, el triple de hierro que las lentejas, cinco veces más aporte de calcio que la leche de vaca y tres veces más antioxidantes que los frijoles. ¿Le dirías que no a esta maravilla?

Por Alejandrina Aguirre Arvizu