Para la mujer, la fragancia es su firma personal y su mejor complemento. No se trata de un simple olor, sino de la esencia de su personalidad; y si el aroma se siente bien, también se notará la felicidad en la piel. Esa fragancia propia se obtiene desde la ducha y escoger el jabón correcto es fundamental para ser recordada por siempre.

(Información cortesía de Camay 

TE PUEDE INTERESAR