¿ Piel seca?

Sigue esta guía de buenas prácticas y descubre la crema para piel seca más adecuada.

La piel es un órgano importante que cubre y protege todo nuestro cuerpo. Por ello, debemos darle un cuidado especial y atenderla si presenta resequedad.

La sequedad es un síntoma muy común en las pieles jóvenes y maduras y, aunque es más notable en invierno —por el contraste de temperaturas—, se da durante todo el año, dicen los expertos de la Fundación Mexicana para la Dermatología A.C.

El aire acondicionado, la calefacción o el uso de determinados jabones corporales son algunas de las causas que, sumadas al paso del tiempo, aumentan la probabilidad de que empecemos a notar los primeros síntomas de la piel seca: pérdida de suavidad, aspecto agrietado y áspero con zonas escamadas y, sobre todo, irritación y resecamiento. Si es tu caso, empieza a proteger y cuidar tu piel con una rutina de cuidados adecuada.

¿Piel seca? ¡Nunca más!

Te contamos qué puedes hacer para despedirte de la piel seca y vivir cada momento con un aspecto saludable, como la piel de un bebé.

• Retira los restos de maquillaje y limpia tu rostro con productos suaves para pieles sensibles y secas.
• Inicia con una crema enriquecida con miel y calcio, para reparar y nutrir las pieles más secas y escamosas. Aplícala antes de la crema de día y de noche.
• Utiliza una crema de protección solar alta todos los días —no sólo en los meses de verano— para evitar posibles picores por la exposición a los rayos UVA.
• Aunque suene típico, créenos, tu alimentación aquí también es importante. Empieza una dieta equilibrada —rica en vitaminas y minerales— y bebe abundante agua al día. Mejorarás la textura de tu piel y la mantendrás joven por más tiempo.

Olvídate por completo de estas prácticas:

• Lavarte la cara con un jabón no indicado para pieles secas o sensibles.
• Usar productos que contengan alcohol en su fórmula.
• Exponerte al sol en exceso. Si lo haces, evita las horas centrales del día y usa sin excepción cremas con factor de protección solar alto.
• Hidratar siempre tu piel antes de maquillarte y procurar usar bases de maquillaje fluidas y no compactas o en polvo que resecan el rostro.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu