Es un hecho que en la realeza pocas historias de amor son para siempre y la idea de un divorcio ha dejado de ser un tabú, incluso podría darse entre soberanos, como los españoles Felipe VI y Letizia, quienes llevan tiempo sin sonreírse cuando aparecen juntos en público. ¿Qué pasaría con Leonor y Sofía? ¿Quién se haría cargo de la educación de la Princesa de Asturias y la infanta de España? ¿Seguiría Letizia ostentando el tratamiento de Su Majestad?

Recuerda que Felipe y Letizia se casaron en mayo de 2004. Tres meses antes, rubricaron las llamadas “capitulaciones matrimoniales”. Se trata de un documento contractual de alrededor de 50 páginas donde de manera detallada se contemplan, entre otros asuntos, un hipotético divorcio de la pareja. Ahí queda claro que Letizia renunciará por completo a la custodia de sus hijas, a cambio se le permitiría verlas de cundo en cuando.

 

Foto: The Grosby Group

 

El hipotético divorcio de Letizia y Felipe de Borbón no sería el primero en el entorno de la familia real española, tendrían el referente de la infanta Elena y Jaime de Marchamar. Sin embargo, nadie duda que sería un asunto más complejo. Sobre todo porque, además de marido y mujer, rey y consorte, Felipe y Letizia son los padres de una futura reina española.

Si al final se diera una separación, Letizia se quedaría con una residencia de verano y otra de invierno, con su servicio y sus cosas. La vida solucionada, en resumen. Eso sí, sola, pues sus privilegios se terminarían al momento de contraer otro matrimonio.

Con respecto al tratamiento de la actual reina, si hay separación y no divorcio se le llamaría “Alteza Real”, si ocurre lo segundo deberá contentarse con que los más educados le digan “señora”.

(Por Pedro C. Baca)