Aceptar un empleo es una decisión importante, la oficina es el lugar donde pasarás la mayor parte del día así que debes analizar tus opciones detenidamente antes de decir sí.

Un trabajo debe ser conveniente para ambas partes, tanto para la empresa como para la persona que aplica para obtener un lugar. Así que si ya has superado la entrevista de trabajo y tienes una oferta en puerta debes considerar estos puntos.

  • ¿Cuándo voy a comenzar a laborar?
  • ¿Cuál es el salario que recibiré?
  • ¿Qué posibilidades de crecimiento tengo?
  • ¿Cuál es el horario laboral?
  • ¿Es justa la compensación que recibiré?
  • ¿Me representa un reto?
  • ¿Me sentiré orgulloso de mi trabajo?
  • ¿Me puedo desplazar fácilmente a la oficina?
  • ¿Me gusta esta empresa?
  • ¿Cuánto necesitas este empleo?
  • ¿Tendrás que viajar?