Un juzgado Español dio al ex duque de Palma de Mallorca, Iñaki Urdangarin Liebaert, un plazo de cinco días para ingresar a prisión y empezar a cumplir la pena de cinco años y diez meses a la que fue condenado por el Tribunal Supremo (TS) por estar implicado en un caso de corrupción.

Será la primera vez que un pariente cercano del monarca de España entre a prisión. Y es que, contra todo pronóstico, Urdangarin sigue casado con la infanta Cristina de Borbón, la alguna vez hermana consentida de Felipe VI.

Ante la obstinación de Cristina, el rey los despojó del título de duques. A ninguno se le permite participar en las actividades de la familia real.

La instancia judicial tomó la decisión después de revisar las condenas dictadas en primera instancia por la Audiencia de Palma de Mallorca contra los acusados del “caso Nóos” por desviar más de seis millones de euros de dinero público a una fundación sin ánimo de lucro presidida por el polémico aristócrata.

 

AFP PHOTO / JAIME REINA

 

LO BUENO DE LO MALO

Al final la pena resultó menos severa de lo previsto, los magistrados redujeron el tiempo de estancia en prisión en cinco meses, pero ratificaron la condena por malversación, fraude y tráfico de influencias, entre otros cargos.

La Audiencia de Palma dio, a quien llegó a ostentarse como el yerno consentido del rey Juan Carlos, un plazo de cinco días para presentarse voluntariamente en cualquier cárcel que elija, como prevé la normativa española. Si no lo hace, se procederá a su captura.

 

AFP PHOTO / JAIME REINA

 

SIN ESCAPATORIA

Para ganar tiempo, Urdangarin podría presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, que difícilmente paralizaría el ingreso en la cárcel, y cabe la posibilidad de que solicite el indulto al Gobierno, pero hasta dónde se sabe no tendrá el menor apoyo del rey Felipe.

Fuentes cercanas a la infanta Cristina han comentado que está deshecha, tanto por perder temporalmente a su esposo, como por el daño que este suceso puede provocar en los cuatro hijos que tienen en común, quienes, aún cuando no tienen títulos de nobleza, ocupan del séptimo al décimo lugar en la línea de sucesión al trono español.

 

(Por Pedro C. Baca)