La quinoa es un súper alimento saludable y puede convertirse en el aliado perfecto para ayudarte a mantener una salud de hierro. Es tan nutritivo, que la NASA se lo da a sus astronautas en misiones espaciales. Hoy lo mismo lo comen en deliciosas ensaladas la familia Obama y Angelina Jolie.  No tiene colesterol ni causa alergias. Los incas llamaron a la quinoa “la madre de todos los cereales” y la consideraron sagrada.

Contiene proteína, fibra, manganeso, fósforo, folato, cobre, hierro, zinc, potasio, vitaminas B1, B2 y B6, pequeñas cantidades de calcio, vitamina B3 y vitamina E. También contiene una cantidad mínima de ácidos grasos omega-3 y  flavonoides, que son potentes antioxidantes vegetales que tienen una  serie de efectos benéficos para la salud.

Hay numerosos estudios que muestran que la quinoa puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en sangre, a bajar el colesterol, elevar la sensación de saciedad y ayudar a la pérdida de peso. Conocida como el «grano de oro de los Andes», la quinoa es el único alimento vegetal que provee 10 aminoácidos esenciales para el ser humano, dice la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

 

Foto: Prudence Earl

 

Es fácil de incorporar a la dieta

Dependiendo del tipo de quinoa, puede ser importante enjuagarla con agua antes de cocinarla para quitarle las saponinas, que se encuentran en la capa superior de la semilla y tienen un sabor amargo. Sin embargo, algunas marcas ya vienen previamente enjuagadas. Puede comprarse en tiendas de comida saludable e incluso en algunos supermercados. En casa se puede consumir en ensaladas o como guarnición, o como una costra en carnes o en un salmón rosado al horno y,  lo mejor, un plato de quinoa al día alarga la vida.

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)