• Las personas que beben refresco son más propensas a desarrollar asma por el alto nivel de bicarbonato de sodio.
  • Se forman cálculos renales debido al alto nivel de ácido fosfórico
  • Se incrementa un 60% la posibilidad de desarrollar obesidad
  • Los refrescos disuelven el esmalte dental por el alto contenido de azúcar y ácido
  • Hay mayor posibilidad de sufrir enfermedades cardiacas por la alta concentración de fructuosa
  • Ocasionan complicaciones reproductivas por el bisfenil-A que poseen las latas.
  • Las personas que consumen refresco diariamente tienden a desarrollar osteoporosis por el alto nivel de fosfato
  • Se incrementa un 80% el riesgo de padecer Diabetes tipo 2