¿Alguna vez has sufrido una ruptura amorosa? ¿Te has sentido de la patada y te sientes al borde de la muerte si él no regresa? Entonces seguramente te identificarás con lo que le sucedió a Amalia Andrade, una joven colombiana quien también pasó por una situación similar.

Claro que ella –además de comer chocolate y de llorar por el amor perdido– se puso a escribir un libro al que llamó Uno siempre cambia al amor de su vida o por otro amor o por otra vida, publicado por editorial Planeta, el cual le ayudó a manejar la tristeza y a entender que el amor y el desamor caminan de la mano.

image_content_24413125_20151003183845

Durante dos meses, Amelia Andrade (quien también estudió literatura) tomó un retiro espiritual donde lloró, sufrió, comió, escuchó música, vio series de televisión, se puso a estalkear a su ex, e hizo un viaje interior para descubrir cómo estaba concibiendo al mundo, cómo podía curarse y cómo sacarle provecho a su situación. Resultado: escribió un exitoso libro, cuyo título tomó de una frase que siempre repetía su madre en épocas difíciles. En el fondo la frase materna se refería a tener esperanza y a aceptar que siempre habrá luz al final de las crisis o por lo menos se debe aprende a reír de la propia tragedia.

La obra, con un lenguaje coloquial y divertido, funciona como un manual para sobrevivir a las penas de amor, no es un texto convencional, pues contiene dibujos, consejos, recetas de cocina, playlists, stickers y la materialización del sueño de la colombiana por “hacer un libro interactivo, un libro-objeto que desafiara la forma en la cual leemos”.

58fadbd943e2a2285fc282df05701a8f

Ella escribió a mano todo el libro, primero de manera muy artesanal y después pasó el material a la computadora. “Era un idea muy loca”, sin embargo, agradece  haberse topado con un editor que creyó en su trabajo. Lo único malo, de haberlo hecho a la “antigüita” es que sufrió del túnel carpiano, por momentos  tuvo inmovilizada la mano hasta que descubrió una terapia con cera la cual recomienda a todos los que sufren de este padecimiento.

En la entrevista con Actual Amalia considera que –después de pasar por todas las etapas del duelo, también incluidas en su libro– tal vez en los colegios se debería enseñar menos matemáticas y más materias que eduquen acerca del  vivir: “Me parece fundamental tener herramientas básicas de vida, desde cómo afrontar los pequeños retos hasta las más grandes crisis emocionales”.

Un libro que te recomendamos ampliamente sobretodo si has pasado por una ruptura, conoces a alguien que esté en esta situación o quieres leer algo diferente.

265ae153d187530943bd7b24febc98ccSus frases:

“Está bien estar mal”, es el corazón del libro, afirma Amalia, quien considera que tenemos mucha resistencia a los cambios incluidos los estados emocionales, “queremos que eso dure para siempre”, pero cuando comprendes que “todo cambia”, entiendes que una ruptura te va a doler, que no te dejará estar al 100% y que eres vulnerable pero al final comprendes que esono tiene nada de malo y  es cuando empiezas a ser más honesta contigo misma.

“Quien llora y come no muerte”, la escritora considera que la comida es fundamental, porque la comida tiene poderes sanadores. De ahí la necesidad de que el libro contara con recetas, para ello recibió la ayuda y supervisión de su amiga Silvana Villegas, una talentosa chef, dueña de un restaurante-panadería de Bogotá a donde iba todas las tardes a escribir el libro y a comer helado, donas y “una sopa mágica de verdura con pollo”.

(A.C.)

TE PUEDE INTERESAR