Imagina o recrea la escena: llegas a una reunión donde hay gente desconocida, se te acerca alguien interesante y luego de un buen rato de amena charla e intercambio de miradas, se dan los respectivos teléfonos. Antes de despedirse se dan un abrazo y al final, ya para salir, un beso interesante. La gran pregunta que te haces es: ¿qué debo hacer ahora? ¿Le escribo y le digo que la pasé bien? ¿Insinúo una primera cita? ¿Voy directo al grano? ¿Me espero una semana y luego le escribo algo vago, sólo para estar presente? ¿No hago absolutamente nada y espero a que me escriba?

Esas dudas son frecuentes y le ha pasado a la mayoría de los que están en situaciones de ligue. Para ofrecer respuestas el comediante estadunidense Aziz Ansari publicó hace pocos meses un libro llamado Modern Romance, un trabajo que realizó junto con el sociólogo de la Universidad de Nueva York Eric Klinenberg. Ellos, ni más ni menos, exploraron la forma como nos relacionamos en la era digital. Vaya tarea.

Para ello indagaron entre cientos de solteros alrededor del mundo, revisaron sus celulares y les preguntaron cómo establecían sus relaciones románticas a través de sus dispositivos móviles, mayoritariamente. O más simple, investigaron cuáles eran las mejores o más usuales reglas para manejarse por chat (en WhatssApp y otras mensajerías).

Aziz y Klinenberg se dieron cuenta de que la nueva comunicación ya no sólo es meramente textual sino que incluye toda una simbología y señales exclusivas de internet. Para que estés al tanto de uno de los muchos hallazgos de Modern Romance, aquí te dejamos algunas reglas de etiqueta que debes considerar cuando estás a punto de romancear por chat. De nada…

1.

No esperes a mandar ese primer mensaje. Ya no aplica la vieja regla de “espérate tres días” antes de llamarle o escribirle un mail. Luego de que conoces a alguien que te gusta, el mejor momento para mandarle el primer mensaje es… ¡el mismo día! Es mejor hacer contacto rápido y no después, porque de ese modo mantienes vivo el momento romántico. Si la persona ya te dio su número, tienes una oportunidad.

2.

Evita el “hola” y di algo más personal. Cientos de mensajes que llegan a los teléfonos de las chavas muestran una absoluta falta de ideas o de personalidad. El “Qué onda” o el simple “hola” predominan. Algo mejor que eso es enviar algo que haga referencia a lo que conversaron la primera vez que se vieron. Eso demuestra que, en efecto, al menos se pusieron atención a lo que decían y no sólo estaban pensando en aquello.

3.

Trata de ser y sonar inteligente. Ponerle un toque de humor o de chispa a tus textos puede anotarte puntos. Si lo haces mantendrás alegre el contacto y además te hará memorable para la otra persona. Pero ojo, no te pases: algunas veces el sarcasmo excesivo o humor fuera de lugar para ser difícil de descifrar en un mensaje de texto.

4.

Escribe en horas normales. Si vas a la carga, hazlo a una hora conveniente, en la tarde o cayendo la noche, pero no muy temprano ni tampoco cuando llegas en la madrugada y con la fiesta encima. De otro modo corres el riesgo de convertirte en una persona molesta y no en ese encantador ser al que conocieron en la cafetería.

5.

No respondas de inmediato pero tampoco pienses demasiado la respuesta. Los autores del libro hallaron que por lo general no se debe contestar un texto rapidísimo. Hacerlo da la impresión de que estás muy ansiosa o desesperada. Si te esperas una hora o dos dará la impresión de que eres más deseable, e incluso –de manera subconsciente– podría mostrar que estas ocupada, con otras cosas en tu vida. Pero de nuevo, no exageres: si te tardas mucho podría parecer que no te interesa nada el contacto.

6.

Escribe correctamente. Si pones “GXS”, “NTP”, “NPI”, “OMG” o algo así puede estar bien con tus cuates pero los expertos dicen que con tu reciente ligue mejor uses apropiadamente el español o el idioma con el que te comuniques. Escribir mal no es bien visto por la mayoría de la gente consultada. Si pones “Oye, que dises si salimos el sabado” te hará ver como un ser tonto, ignorante o descuidado.

7.

Haz planes concretos y claros. Una vez más, hay que evitar en lo posible el uso de genéricos como “Cómo vas” o “Qué onda”. Hay que ser más directo e ir al grano. Hay que invitar a nuestro ligue a hacer algo específico en un momento específico porque eso muestra que estamos listos y dispuestos a anotar al ligue en nuestra agenda.

(Por JR)

TE PUEDE INTERESAR