¿Ya te enteraste?

 

Vaya desagradable experiencia la que vivió Rihanna en su visita a Senegal, país africano de mayoría musulmana al que acudió como embajadora de buena voluntad de la Alianza Mundial por la Educación.

Resulta que al llegar fue recibida por violentas protestas de grupos extremistas islámicos que le achacaron “un plan demoniaco para pervertir a su nación”.

A pesar de la hostilidad, la intérprete de Disturbia mantuvo su agenda y aprovechó un encuentro con los ministros de educación de una decena de países para insistir en que la educación es la mejor arma para combatir la intolerancia y los prejuicios.

El fanatismo y los rumores, a juicio de la intérprete caribeña, generan odio y destrucción.

 

(Por Pedro baca)