En la península de Baja California, a mitad de camino entre Tijuana y La Paz, en pleno desierto, se tienden a la orilla del océano Pacífico las salinas marinas de Guerrero Negro, situadas en la bahía Sebastián Vizcaíno, en la costa oeste de Baja California Sur, en el municipio de Mulegé, son las mayores del mundo en su tipo con una extensión de 50,000 hectáreas y una producción anual de más de 7.5 millones de toneladas de sal. En esa alcaldía también está el poblado de San Ignacio donde fue erigida la Misión de San Ignacio de Kadakaaman, un magnífico oasis rodeado de vegetación que, según cuenta la leyenda, fue localizado por el sacerdote jesuita Francisco María Piccolo  hacia el año de 1716 y a su vez este pueblo pintoresco de Baja California Sur. El pueblo cuenta con un río rodeado de palmeras datileras y en las cercanías está el mar un escenario ideal para explorar las tierras sudcalifornianas.

1.- La Misión de San Ignacio de  Kadakaaman fue instaurada por la Compañía de Jesús en el siglo XVIII. En su interior conserva el retablo de estilo barroco dedicado a San Ignacio de Loyola; destaca la pintura que representa la aparición de la Virgen del Pilar. ¡Ven a conocerla!

mulege16

2.-  San Ignacio es puerta de entrada a las pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco y un verdadero paraíso en medio del desierto. d37dd5ac73a38cd55db99c45ad0db7ae

3.- Las ballenas concluyeron su estancia en la laguna Ojo de Liebre y  San Ignacio en la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno para retornar a los mares de Alaska. De acuerdo con los censos realizados por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), en la actual temporada entraron a las lagunas Ojo de Liebre y San Ignacio 2,531 cetáceos, de los cuales 1,095 son ballenatos y 1,436 son ejemplares adultos. Hoy disfruta de caminatas, paseos en cuatrimotos, observa aves en el estero y bucea.

now_bcs_vizo_ab-0088

4.-  San Ignacio está ubicado en una zona donde un río provee agua dulce y posibilita la vida. Una pequeña presa forma una hermosa laguna en el río San Ignacio. Este oasis es productor de dátiles. 

800px-mulege_oasis

5.- Para acampar nada mejor que el rancho el Coyote en la costa de Mulegé. La playa de aguas tranquilas es ideal para nadar, practicar el kayak o bucear. 

mexicobajaconceptionbayloscoyotesrvlikemikeanddanas-960x6401

6.- La playa el Requesón exhibe una colina rocosa de color blanco que con la marea alta se convierte en isla.

el-requeson

7.- En la entrada de Mulegé  se ubica un tesoro, es un edificio de 1902 que funcionó como escuela. La fachada muestra la fecha de terminación del inmueble, 1910, y el águila del escudo mexicano de la época. 

7a598f9821d0027e128553969ff4af02

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)