Hay sabiduría que tenemos a la mano sin apenas darnos cuenta pero a la cual podemos recurrir con facilidad, tradiciones ancestrales que vienen de la cultura tolteca-mexica y que ofrecen técnicas para sanar el cuerpo y el alma.

Curar el inconsciente (llamado Tezcatlipoca negro), desarrollar la concentración mental y sanar las emociones, son las ofertas que estas técnicas de respiración ​​para alinear los centros de energía con las fuerzas de la naturaleza.

 

El tonal y el nagual

Los componentes del ser, según la tradición mexica son dos: el tonal y el nagual. El tonal es el organizador de las emociones que acaparan la atención. El nagual es la parte “mágica” de la persona, según Sergio Magaña Ocelocoyotl, fundador del Centro Energético Integral.

La limpieza del tonal se da con ejercicios de respiración que permiten sintonizar con el ritmo del universo y cuyos movimientos están descritos en el calendario azteca. Esto está relacionado con la limpieza de la sombra, que puede resultar en una mejora del carácter y fortalecer la energía. Cada ejercicio está encaminado para entrar al mundo del nagual, siempre para alcanzar la impecabilidad.

La fuerza del Sol para contactar con el universo

El experto sugiere diferentes técnicas de respiración para mejorar por internamente y por fuera: por ejemplo, inhalar 13 veces por la nariz –ese número significa los 13 cielos o el número de Quetzalcóatl, la iluminación–, otros ejercicios incluyen el ejercicio exhalando nueve veces (el número de los inframundos) u ocho (el número de la Luna). Si lo haces por 52 días eres partícipe de una antigua ceremonia del Fuego Nuevo entre los mexicas, para quienes el fuego es regente del sueño, y tiene el poder de limpiar los sueños y pensamientos.

¿Qué opinas de estas antiguas técnicas, te animarías a conocer más de ellas?

Mano extendida hacia el cielo

Por Alejandrina Aguirre Arvizu