Lo que era un secreto a voces al fin se destapó: Jenniffer Lawrence, la ganadora del Oscar y una de las solteras más cotizadas de Hollywood, dio el ansiado a su novio, el comerciante de arte Cooke Maroney y todo apunta a que pronto esta pareja llegará al altar.

Los rumores se intensificaron una vez que la protagonista de Los juegos del hambre portó en el dedo anular un enorme anillo que parecía de compromiso. El lugar al parecer fue un restaurante francés de Nueva York donde ambos compartían sus alimentos.

Como todos recordamos, en junio surgió el flechazo cuando Laura Simpson, su mejor amiga le presentó al comerciante Cooke Maroney, apenas cinco años mayor que ella. Desde entonces este par ha sido visto en múltiples lugares, siempre muy juntitos.

A Jennifer se le habían conocido ya otros noviazgos, el director Darren Aronofsky, el líder de la banda Coldplay, Chris Martin, y el coprotagonista de «X-Men», Nicholas Hoult, pero con ninguno de ellos se ve tan contenta como con Cooke.

 Desde aquí le deseamos toda la suerte del mundo y mucha felicidad a nuestra querida Jen.

Pese a la discreción con que Jennifer y Cooke llevaron su romance ya era insostenible el gran amor que se tenían; por ello, se animaron a dar el siguiente paso, al menos así lo confirmó uno de los representantes de la actriz.

Con información de AFP