Sebastián Rulli y Gabriel Soto se juntaron el fin de semana para celebrar su faceta como padres gracias a la firma Dockers que organizó una tarde familiar donde disfrutaron junto a sus hijos de hamburguesas, juegos de destreza, tiro con arco, golfito, carreras de costal, alberca, porterías para echarse una cascarita además de ver el partido de la Selección de México ante Dinamarca.

Amigos desde hace 20 años cuando eran estudiantes del CEA, los actores que hoy comparten el escenario en la obra de teatro “Una pareja de tres”, tuvieron el tiempo para compartir sus experiencias como papás las cuales nos compartieron en una charla en el Deportivo del Estado Mayor Presidencial. 

“Creo que no hay mayor bendición que ser padre y cuando uno es consciente y disfruta de esa alegría de aprender más de los hijos que enseñar es lo mejor”, dijo Sebastián Rulli.

 

Foto: JDS

 

Asimismo, abundó que el ser papá “es volver a nacer con conciencia dando cuenta de la cosas sencillas que realmente valen la pena, de jugar con una pelota, de reírte porque ves una mariposa, y las cosas que son la esencia de la vida”.

El argentino asegura que ser padre es una gran responsabilidad tanto, que piensa volver a ser papá ahora con su novia Angelique Boyer. “No me lo he planteado como un objetivo de vida, me siento pleno, lo hemos platicado y cuando ella se sienta prepara y lo quiera, yo estoy dispuesto, pero no es una meta a conseguir”. 

“Tengo la relación más hermosa que he podido soñar, tenemos una familia de estas modernas donde Santi es feliz porque soy un papá divorciado”, motivo porque no estuvo presente su hijo, ya que le tocaba la convivencia con su mamá Cecilia Galeana.

Al preguntarle si se considera un buen papá dijo que ve orgulloso a su hijo de él, “entonces me siento pleno y creo estar haciendo lo mejor”. 

 

Foto: JDS

Para Gabriel Soto el ser papá de dos bellas hijas Elisa y Miranda, ha sido la bendición más grande que ha tenido en su vida. 

“Es el festejo de la bendición que puede tener el ser humano, que es ser papá y con el amor de mis hijas qué más puedo pedir”, contó el actor.

Abundó que tener la responsabilidad de ser papá, “es trascender como ser humano y conocer el amor incondicional, el amor verdadero el desapego de uno mismo para vivir para alguien más”. 

Tras el doloroso divorcio que firmó recientemente con Geraldine Bazán después de 10 años de relación, las hijas que procrearon, Elisa y Miranda, se han convertido en sus más grandes amores y el motor para vivir y seguir adelante para ellas. “fue un proceso difícil pero estoy bien y me quedo con lo más bonito que son mis hijas.”

Al evento en el marco del Día del Padre también acudieron el conductor Máx Vilegas junto a su hija Victoria, el actor Ricardo Margaleff y su hijo Matías, Patricio Borghetti y su pequeña Gía. 

Redacción JDS

TE PUEDE INTERESAR