El café es la segunda bebida más tomada en el mundo, su consumo es beneficioso para la salud, pero como todo en exceso trae consigo algunos maleficios bastante graves. Por suerte si has estado exagerando en ingerir café puedes darte cuenta fácilmente, ya que el cuerpo lanza algunos síntomas bastante notorios.

El consumo recomendable de café es de 200 miligramos, es decir entre 2 y 3 tazas, una dosis superior a 400 mg puede crear dependencia psicológica y física, lo cual puede provocar malestares físicos que quizá no hayas relacionado con la ingesta de cafeína.

Enlistaremos algunos signos que puedes presentar si has estado abusando del espresso, así que si los has sentido es momento de que reduzcas su consumo.

 

Foto: Crystal Shaw

Padeces de taquicardia

El impacto que produce en el corazón el consumo de cafeína en cantidades normales ha sido muy debatido, pero está comprobado que cuando se trata de niveles excesivos la salud cardiovascular comienza a sufrir.

Al igual que cualquier estimulante, al beber altas dosis de café hace que el corazón reaccione y comience a latir demasiado rápido o fuera del ritmo normal, produce arritmias y dolores en el pecho.

Diarrea

Este es el síntoma más obvio de la sobredosis de cafeína en el cuerpo, el cual reacciona a los efectos laxantes del café. La cafeína estimula la última parte del sistema digestivo empujando los desechos del cuerpo y este es el signo más notorio de que tienes un asunto grave con esta sustancia.

Tienes sensación de nausea o mareo

Un estudio hecho en 2009 reveló que los bebedores de café tenían menos flujo de sangre al cerebro. Esto en situación extrema produce mareos, sensación de vértigo y falta de equilibrio. También el exceso de cafeína puede crear dificultades con la metabolización del azúcar, otra razón que puede crear sensación de desmayo.

 

Fotos: Cyril Saulnier 

 

Sufres de insomnio crónico

El proceso que le lleva al cuerpo la descomposición de la cafeína es más largo de lo que crees, pues después de 10 horas de su consumo, el hígado sólo ha procesado el 75 por ciento de ella. Esto significa que un poco de café por la mañana aún está estimulando tu cuerpo por la noche y si se consume demasiado, tardará mucho en desintegrarse por completo, lo cual mantendrá el sistema nervioso en alerta e impedirá un ciclo de sueño adecuado.

Sudas en exceso y sufres de ansiedad

La cafeína se clasifica como una metilxantina, un neuro estimulante que provoca en el cuerpo un estado de alerta, eleva la conciencia, la sensibilidad y en dosis muy altas puede causar sudoración excesiva. Si tienes tendencia a la ansiedad la transpiración agrava el problema.

Padeces de acidez estomacal

La acidez estomacal o ardor de estómago produce una sensación de malestar en la parte superior del pecho y la garganta. La cafeína, incluso en dosis normales aumenta la probabilidad de sufrir este mal.

 

Conoce más sobre los pros y contras de la cafeína aquí.