La casa Sotheby’s subastará en París 130 prendas de vestir de la actriz Claudia Cardinale, una de las sex symbol más famosas del mundo.

La actriz ítalo-tunecina fue muy célebre en los años sesenta, se le recuerda porque su figura refleja un capítulo de la historia de la liberación de la mujer.

«Estos vestidos muestran un capítulo de una historia, no la mía, sino la de la mujer. Se percibe esta liberación de las mujeres de mi generación», declaró Cardinale en una entrevista para AFP.

Para la experta de moda de Sotheby’s, Julia Guillon, hay en efecto «una evolución en esta colección, los primeros vestidos de noche son más bien sobrios, y luego tenemos un pijama emblemático de un nuevo modo de vida más relajado, pero que sigue siendo elegante. Después, están los vestidos más libres de los años setenta».

Cada prenda corresponde a un recuerdo de la leyenda italiana del cine, como un minivestido en satén negro, con lentejuelas rosas en el pecho, que llevó para el estreno del filme Las petroleras, con Brigitte Bardot.

También destaca el vestido de lentejuelas de alta costura de Nina Ricci que Cardinale llevó en la ceremonia de los Óscar de 1965, y estimado entre 6,000 y 8,000 euros.

El vestido de coctel bordado de pétalos negros también de Nina Ricci y que la actriz lució en la escena final de Celos a la italiana de Antonio Pietrangeli (1964) podría alcanzar los 3,500 euros.

Con información y fotos de AFP