Aunque es uno de los hábitos más benéficos para nuestro cuerpo, cada vez nos cuesta más mantener la costumbre de beber agua, ¿cómo podemos luchar contra la pereza o indiferencia que nos causa?

El beber agua es una de las cosas más importantes para mantener nuestro organismo saludable, sin ella este dejaría de funcionar de manera adecuada, sin embargo, muchas veces dejamos de lado el tomar el vital líquido para sustituirlo por refrescos, bebidas energizantes, café o té. En ocasiones también ponemos pretextos para no tomarla, como el hecho de que, si consumimos más agua, pasaremos la mitad del día en el sanitario; o bien hay gente que simplemente considera al agua como una bebida aburrida.

Para que puedas cumplir con los dos litros diarios recomendados para mantenernos  hidratados, los especialistas del Hospital Houston Methodist te dan estos consejos:

1. Agenda tus tragos.

Si tu día es muy complicado y a diario andas con un sinfín de ocupaciones, la nutrióloga Autumn Ehsaei recomienda ponerte horarios para tomar agua, los cuales pueden ser por la mañana y por la noche. En dichos horarios, la experta asegura que puedes ingerir de dos a tres vasos con agua y de esta manera cubrir la ingesta diaria necesaria sin entorpecer tus actividades.

2. Por cada taza de café o té, bebe un vaso de agua.

“Si bien el café es un líquido, no es considerado como una bebida hidratante”, explicó la especialista Ehsaei. Si tienes la costumbre de tomar café al día, te recomendamos complementarlo con un vaso de agua para mejorar la hidratación.

3. Con hielo es mejor

Si encuentras aburrido tomar agua, te tenemos una solución: agrega hielo a tu bebida. De acuerdo con Maryann Walsh, nutrióloga, “poner sólo cuatro cubitos de hielo en tu vaso añade aproximadamente, la mitad de una taza de agua a tu bebida”.

4. Ponle picante a la comida

Incrementar la ingesta de especies o de picante durante la comida, ayuda a que bebamos más agua. La mayoría de las personas, cuando se enchilan, buscan beber agua para quitar el picor de las papilas gustativas y eso puede ayudar a cumplir con los objetivos de hidratación, explicó la nutrióloga Smith.

5. Bebe un vaso lleno de agua con cada medicamento

Si tomas fármacos o suplementos, te recomendamos tomarlos con un vaso lleno de agua para poder tomarlos y en el caso de los suplementos, que rellenes tu vaso para los residuos que quedan, explicó Maryann Walsh. Algunos de estos deben tomarse con unas pocas horas de diferencia para lograr la máxima eficacia, por lo que este pequeño cambio puede aumentar tu consumo de agua.

6. Invertir en una botella inteligente de agua

Calcular el consumo diario de agua, suele ser una tarea complicada para muchas personas, de ahí la popularidad de las botellas de agua inteligentes, que hacen todo el seguimiento por ti. Una botella como HydraCoach, DrinKup o Ozmo Active puede ayudarte a calcular la cantidad aproximada de agua que debes beber a diario.

7. Bebe con tecnología

Puedes autoenviarte recordatorios para que tomes agua y mejorar tus hábitos. Hoy en día existen cientos de aplicaciones que te pueden ayudar a fortalecer tu consumo de agua enviando recordatorios a tu celular y brindándote una idea de cuánto has bebido hasta ahora, explicó Amanda Montalvo, nutrióloga funcional.

8. Beber en formas no convencionales

Estudios sugieren que cambiar la forma de beber agua puede hacerlo más divertido. Investigadores de la Universidad de Chicago y de la Universidad Estatal de Ohio observaron a 300 participantes mientras consumían agua. Les pidieron que buscaran formas no convencionales de consumir agua, y sus respuestas fueron desde beber en un vaso de martini hasta hacerlo con una cuchara. ¿El resultado? Disfrutaron de beber agua más que los integrantes que la tomaron de la manera normal. Así que la próxima vez que te asustes ante la idea de beber agua de un vaso aburrido, considera estas ideas.

9. Refil indispensable

La nutrióloga Kristen Kizer, recomienda que cada vez que la botella de agua se vacíe, te levantes a rellenarla, eso asegurará que estés bien abastecido una vez que sea el momento de tener sed y así eliminarás cualquier excusa que puedas tener para no beber agua.

10. Ponte metas

Si beber agua por el hecho de mantenerte hidratado no es un incentivo de salud suficiente para ti, intenta asociar el hábito a otros objetivos más atractivos. Por ejemplo, beber un vaso con agua de 250 mililitros antes de una comida puede ayudar a la digestión, mientras que beber una hora después de consumir comida puede ayudar al cuerpo a absorber los micronutrientes, dijo Jacqueline Schaffer, M.D. Mantenerse hidratado también puede ayudar a mejorar la salud de la piel y las articulaciones, e incluso puede ayudar a aliviar los dolores de cabeza.

11. Vigila tus hábitos de baño

Calcula cuánto tiempo te tomará antes de tener que ir al baño después de beber agua u otros líquidos. “Para las personas que andan en la calle todo el tiempo o que se preocupan por interrumpir el sueño por la noche, en lugar de evitar los líquidos por la tarde y la noche, puede hidratarse con facilidad, tanto en la oficina como en el hogar, poniendo horas límite que se adapten mejor a sus hábitos ”, explicó Kristen Kizer.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu