Es sabido que los masajes terapéuticos pueden ser una excelente forma de reducir el estrés, aliviar la tensión y mejorar el estado emocional, pero investigadores de la Universidad I-Shou de Taiwán, encontraron que los masajes podrían también aliviar ciertos estados depresivos. Según un estudio publicado en el American Journal of Psychiatry, el frotamiento genera una estrecha relación entre el terapeuta y su paciente contribuyendo a liberar oxitocina, también llamada “hormona de confianza”.

Así es que si padeces algún síntoma o signo de depresión, como la fatiga, la tristeza, mal humor, bajo deseo sexual, baja autoestima, pérdida de apetito, sentir que los días difíciles no acabarán, y nunca aceptas invitaciones a salir con amigos o involucrarte en actividades sociales puedes recurrir a una masaje relajante con el uso de ciertos aceites que te ayudarán a sentirte mejor.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

TE PUEDE INTERESAR