Dale una oportunidad a los productos naturales y benefíciate de sus bondades.

La manzanilla es uno de los ingredientes más usado y recomendado en los tratamientos de belleza caseros por la capacidad regenerativa de sus componentes, los cuales son ideales para renovar la piel de tu rostro cuando luce cansada y opaca.

Aquí te decimos cómo preparar una crema de manzanilla natural:

¿Qué necesitas?

  • 2 cucharadas de té de manzanilla reposado
  • 2 cucharadas de gel o loción de aloe vera
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de crema neutra rica en vitamina E
  • 2 cucharadas de aceite de arcilla de caolín
  • 4 gotas de aceite de esencia de romero
  • 4 gotas de esencia de lavanda
  • 1 gota de aceite de esencia de geranio
  • Un frasco de vidrio con tapa hermética

 

 

¿Cómo prepararlo?

1. Pon a hervir una porción mediana de manzanilla en un recipiente con agua, deja que hierva y después enfríalo en baño maría.

2. Agrega al té de manzanilla, el gel de aloe vera, la crema vitaminada y la miel en un recipiente de plástico.

3. Revuelve los ingredientes de tal forma que quede unificada la mezcla, revuélvelo con una cuchara de madera.

4. Espolvorea la arcilla de caolín en el recipiente sin dejar de remover constantemente la mezcla.

5. Agrega el aceite de romero, de lavanda y geranio a la mezcla y termina de integrar los insumos.

6. Vacía la mezcla en el recipiente de vidrio y mantenlo en un lugar fresco y libre humedad por las próximas 48 horas.

7. Tras completarse este periodo, aplica la crema sobre la piel de tu rostro mientras estás en la ducha o antes de que te metas a bañar. Déjala reposar de 12 a 15 minutos y retírala con agua fría. Repite el procedimiento durante una semana y de inmediato podrás observar cómo tu rostro recupera su elasticidad y textura natural.