Tras diez años creciendo en el mundo de la moda en Nueva York, Victoria Beckham presentó por primera vez una colección en la Fashion Week de Londres, que este domingo también fue escenario para la frescura y ligereza de la firma española Delpozo.

Con más de 400 puntos de venta en 50 países, oficinas en Londres y Nueva York y una cifra de negocio de 40 millones de euros, la firma de moda VB ha recorrido un largo camino desde su primer desfile en 2008 en Nueva York.

 

AFP PHOTO / EDUARDO MUNOZ ALVAREZ

 

Desde el mercado estadounidense, Victoria Beckham logró superar su doble estatuto de excantante del grupo de pop británico Spice Girls y de esposa del célebre futbolista inglés David Bechkahm para convertirse en una exitosa diseñadora. Tal vez fue por eso ha esperado cinco años para volver a su país y desfilar en Londres con todo el reconocimiento.

La presentación del domingo, cerrada en gran parte a los fotógrafos de la prensa, tuvo lugar en una galería de arte contemporáneo justo al lado de su tienda en Mayfair, el barrio londinense del lujo y la moda. Sin sorpresas, en primera fila se sentaba toda su familia: su marido superestrella y sus cuatro hijos, Brooklyn, Harper, Romeo y Cruz.

 

AFP PHOTO / EDUARDO MUNOZ ALVAREZ

 

Para la temporada primavera-verano 2019, VB revisa ese clasicismo chic que fue clave de su éxito, con líneas más fluidas y elegantes, fáciles de llevar, pero confirma también una evolución iniciada hace años hacia cortes más audaces y yuxtaposición de materias.

Beckham explota los contrastes acompañando sus colores fetiches –negro, gris, blanco– con azules y rubíes, y mezcla vestuario masculino y femenino con pantalones amplios que se llevan con blusas de encaje.

«Hoy es una etapa importante: nuestro décimo aniversario y mi primer desfile en Londres. Estoy realmente feliz de poder celebrar esta temporada en casa«, dijo en un comunicado la diseñadora que apareció visiblemente emocionada al final del desfile.

 

 

Por Edouard Guihaire y Anna Cuenca