La princesa Victoria de Suecia vive entre lujos y abundancia, pero repudia tanto la ostentación como el desperdicio. Tan es así que no se permite estrenar vestidos para luego sepultarlos en el armario.

A ella no le importa repetir sus modelos e incluso llevar los de su madre. También suele vestir a su hija Estela con los vestidos que ella usó cuando era pequeña.

Con hechos demuestra que es firme partidaria del reciclaje.

MODA RETRO


Victoria ha demostrado que la moda es cíclica y que lo que estuvo de moda en 1980 vuelve a estarlo en 2017. En su reciente visita oficial a Japón vistió un diseño de punto azul con topos naranjas de su madre, la reina Silvia.

REPITE CON ESTILO

En su primer día en Japón, la hija de Carlos Gustavo de Suecia llevó el mismo diseño de Valentino, en rosa y troquelado, que había portado meses atrás durante el bautizo de su sobrino, el príncipe Alejandro.

HÁBITO ARRAIGADO

Si nos remontamos algunos años más encontramos este modelo en satén brillante que Victoria llevó durante una cena de gala en el Palacio Real de Oslo en junio de 2005 y tiempo después lo uso nuevamente en la entronización de Alberto II de Mónaco.

COMPARTE TESOROS

La futura monarca sueca también ha sacado del baúl de los recuerdos los vestidos que ella usaba cuando era pequeña para que los luzca su primogénita, la princesa Estela.
Además, se los suele poner en fechas muy señaladas. Por ejemplo, este vestido con globitos que llevó Estela durante su primer cumpleaños es el mismo que llevó su madre cuando cumplió también su primer añito y debutó en eventos oficiales.

HEREDA BUEN GUSTO


Este vestido rosa con punto inglés que llevó Estela de Suecia, cuando tenía tres años, también perteneció a su madre quien desde pequeña ha sido muy cuidadosa y ordenada. Características que le alaban sus futuros súbditos.

(Por Pedro C. Baca)