Detrás de esta fecha tan importante existen mitos, tradiciones, rituales y supersticiones que aquí te presentamos.

Hay muchos mitos y supersticiones que rodean a las bodas. Te mostramos algunas por si piensas casarte o si vas a asistir a una ceremonia. De algunas sí se sabe el origen y de otras sólo son tradiciones que se han ido repitiendo con los años.

Puede ser divertido escucharlas, pero no creas todo lo que dicen. Puedes adoptarlas, repetirlas o simplemente ignorarlas. Recuerda que todo mito se vuelve real si tú lo crees o lo repites.

Sin embargo, no olvides que al final de todo la clave de un matrimonio exitoso es el amor, la comunicación y la confianza.

Foto de boda. Pxhere.com
pxhere.com

1. El novio no puede ver a la novia con el vestido antes de la ceremonia

Se dice que es de mala suerte que la pareja se vea antes de la boda, esto tiene sus orígenes en la época en la que se hacían los matrimonios por conveniencia, así se evitaba que alguno de los novios se arrepintiera al ver al otro.  

2. No uses perlas el día de la boda

Se recomienda pasar de largo con las perlas pues su cree que el llanto de la Luna simula un collar de perlas en las sirenas, lo cual las hacía tristes e infelices. Muchas novias se abstienen de utilizarlas en las bodas para evitar atraer las lágrimas durante el matrimonio.

3. ¿Qué pasa si llueve?

A muchos les aterra que llueva el día de su boda porque dicen que puede ser de mala suerte, sin embargo, la lluvia simboliza fertilidad, así es que si quieres una gran familia no te preocupes si cae una tormenta el día de tu boda.

4. No regales cuchillos ni tijeras

Si planeas dar un regalo de bodas, piensa dos veces al regalar cuchillos o tijeras, ya que dicen que simbolizan una relación rota. Si esto sucede, la pareja deberá regresar a cambio una moneda que simbolice que ellos lo compraron y no que fue un regalo.

5. Que el novio cargue a la novia

La tradición de que el novio cargue a la novia cuando llega a su nuevo hogar tuvo sus inicios en Europa Medieval, en donde se decía que la novia podría ser atacada por malos espíritus a través de las plantas de sus pies. Para evitarlo, el novio la cargaba hasta llegar a su nuevo hogar. Hoy en día muchos siguen haciendo esta tradición, además de agregarle el significado de demostrar que el novio puede sostener a su esposa.

6. Lanzar arroz

Lanzar arroz cuando los novios salen de la ceremonia es una antigua tradición de las bodas, que actualmente está comenzando a ser sustituida por pétalos de flores o burbujas. Sin embargo, la del arroz provenía del oriente y simbolizaba la buena fortuna, la prosperidad y la procreación.

7. En martes, ni te cases ni te embarques

Dicen que los mejores días para contraer matrimonio son lunes, viernes y el domingo. El primero debido a que es el día de la Luna y asegura la fertilidad, el segundo es el día de la diosa Venus, quien atraerá el amor duradero, mientras que el domingo es el día del Sol y este atraerá la felicidad. También dicen que debes evitar a toda costa una boda en martes, ya que traerá desgracias y tristezas.

8. ¿Por qué el velo? 

Desde la antigua Roma se acostumbraba que las mujeres utilizaran un velo el día de su boda, ya que se protegería de las miradas envidiosas y de los celos.

9. Usa algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul

Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul. Esta tradición la vemos mucho en las películas, pero en México no la seguimos tanto como en Estados Unidos. Sin embargo, el significado me parece bonito y podría ser algo para retomar. Lo nuevo es un augurio de un futuro feliz; lo viejo, significa dejar atrás el pasado; lo prestado es bueno si viene de una persona felizmente casada y te dará buena suerte y lo azul representa la fidelidad que habrá en el matrimonio.

10. Lanzar el ramo

Esta tradición es de las más antiguas y vigentes. Cuando la novia lanza el ramo no sólo comparte su felicidad sino que da suerte en el amor a quien lo recibe, después se agregó el significado de  que quien lo recibe seguramente estará muy cerca de una futura boda. De ahí se explica la enjundia con la que muchas en edad casamentera se lanzan en pos del ramo.