El azúcar está en todas partes. Aumenta el sabor de nuestros alimentos y bebidas, pero debemos ser cuidadosos al incluirla en nuestra dieta.

Sabemos que el bajar el consumo de azúcar de no ocurrirá de la noche a la mañana.

Sobre todo si la consumes en exceso.

Es cierto también que necesitas entrenar a tu cerebro para que reconozca «el sabor muy saludable» de los alimentos sin todo el dulce añadido.

Poco a poco reduce el azúcar, Crédito: Pixabay

Un consejo pertinente: no te estreses tratando de cambiar radicalmente de de dieta.

Hazlo de manera progresiva. Los expertos del Hospital Houston Methodist te dan cuatro consejos que te ayudan en el camino:

Aquí los consejos de los expertos

 1. Cambia de hábitos:

Revisa la etiqueta de información nutrimental para saber si hay azúcar agregada.

Los alimentos procesados generalmente la ocupan para realzar el sabor, especialmente en aquellos bajos en grasa.

En su lugar, prueba alimentos sin azúcar agregada y sustitúyelos.

2. Prueba un edulcorante

Un edulcorante sin calorías puede satisfacer tu gusto por lo dulce sin las desventajas del azúcar añadido.

Esto es una ventaja para las personas que tienen diabetes o que están a dieta.

3. Haz un intercambio

Para ser justos, el azúcar de mesa tiene cierto valor nutricional. Es una fuente de energía y carbohidratos simples, pero nada más.

Intenta hacer estos cambios: Come una fruta en lugar de beber jugo. La fruta no sólo contiene azúcar en forma de fructosa, sino que también puede ser una fuente de fibra y vitaminas. 

Prueba el chocolate negro sin azúcar, en lugar del chocolate con leche.

4. Reduce el tamaño de las porciones

Prueba una cucharada de helado en lugar de la porción estándar.

O simplemente puedes comprar una mini taza de helado y acostumbrarte a una nueva porción.

Comparte tu postre con otra persona.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Fotos: Pixabay