Si sales de viaje y quieres llevar a tu animal de compañía, no lo tomes tan a la ligera. Debes tomar en cuenta las necesidades de tu compañero para garantizarle un desplazamiento confortable y seguro.

Esto te lo recordamos porque se acerca el primer puente vacacional del año, del 1 al 3 de febrero, y seguramente ya estás planeando adónde escaparte.

Se trata de relajarte y convivir en un ambiente distinto con tus seres amados, entre los cuales se incluye tu animalito de compañía.

Foto: iComm

Pero tampoco te estreses. Viajar con un perrito, por ejemplo, puede ser la más grata experiencia.

Para lograrlo, DogHero, una compañía de servicios para mascotas importante en América Latina, nos ofrece cuatro tips básicos:

1. Clima adecuado:

Antes de elegir el destino, analiza si las condiciones climáticas son las mejores para ti y tu mascota.

Durante el mes de febrero se esperan al menos ocho frentes fríos en diferentes puntos del país, por lo que desplazarse entre estados implica cambios de temperatura riesgosos para los perros.

Las playas y lugares calurosos con humedad alta pueden resultar incómodos para razas con mucho pelaje o con dificultades para respirar, como los pug.

En destinos muy fríos no los expongas demasiado a la intermperie, sobre todo si son delgados o de pelaje corto.

2. Distancias y aditamentos:

Si viajas con tu can debes buscar destinos cercanos o considerar un par de paradas durante el trayecto para que se distraiga, dé un paseo, alimentarse, jugar un poco y hacer sus necesidades fisiológicas.

Toma en cuenta que algunos perros, sobre todo los cachorros, son muy juguetones y no les gustará pasar muchas horas en un auto.

También podrían estresarse al viajar en una jaula de transporte en el equipaje de un autobús o avión.

Lleva contigo sus juguetes favoritos, algunos premios comestibles y acondicionar el espacio donde viajará para que no ensucie, rasgue o muerda algo importante.

Foto iComm

3. Prepárate para transportarlo:

No viajes con tu mascota suelto dentro del auto, ni siquiera cuando vaya al lado de una persona que no vaya conduciendo. Puede provocar distracciones fatales.

Atiende las normas de tránsito y lleva a tu perrito pasajero en una jaula transportadora que pueda fijarse al asiento.

Si viajas por autobús, es posible llevarlo en viajes menores a ocho horas, siempre y cuando vaya en una jaula de transporte. Deberás documentarlo como carga y, de preferencia, llevarlo sedado.

Si planeas viajar en avión, tendrás que cumplir con los requisitos estipulados en la normativa de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes respecto a animales domésticos.

Además, deberás acatar los lineamientos impuestos por la aerolínea seleccionada.

4. Destino petfriendly:

A nadie le gusta ir a un lugar en el que le ponen malas caras. Por eso, elige un destino con suficientes lugares en los que las mascotas sean bienvenidas.

Comienza por verificar que tu lugar de hospedaje admita a tu perrito. Luego define los lugares que podrá explorar, tomar un poco de sol y realizar sus necesidades básicas.

Es importante que contemples cafés y sitios públicos a los que puedas ir acompañado de tu mascota. No se trata de dejarlo encerrado en la habitación.

¡Disfruten su descanso!

Por Pedro C. Baca

Con Info y Fotos IComm