Descubre estas propuestas de interiorismo para que te animes a hacerle un makeover a tu casa.

Este 2020 nuestra cotidianidad sufrió grandes transformaciones con el surgimiento de la pandemia por COVID-19.

Ahora tenemos que pasar más tiempo en casa, lo que nos ha hecho valorar más la apariencia y el ambiente del espacio que funciona actualmente como hogar, oficina, salón de clases, etc.

Realzar la belleza de tu vivienda y sentirla acogedora puede que ahora se haya vuelto una prioridad.

Por eso, te sugerimos jugar con la iluminación e intentar alguna de estas cinco tendencias de interiorismo que reinarán en el 2021:

Interiorismo natural

La crisis mundial nos hizo reconectar con nuestro origen de manera que se ha enfatizado la conexión que existe entre el ser humano y la naturaleza.

Los materiales naturales, reciclables y orgánicos, como el yeso de ladrillo, la madera muy natural, la piedra, la luz del día, la vida vegetal otorgan un aspecto más rústico

Se usarán no sólo para decorar, sino también para suelos o cubrir paredes y techos.

Atrévete a mezclar

Combina estilos y atrévete a incorporar diferentes colores, texturas y materiales.

Incorpora materiales suaves, naturales y táctiles a los espacios y combínalos con tonalidades neutras, cálidas y algunos toques de color en paletas áridas y terrosas.

Esto se mezcla muy bien con las texturas maderadas. En las paredes puedes poner madera de diferentes tonalidades, para romper con la homogeneidad de las superficies lisas.

Mármoles y piedras naturales

Revestimientos de gran formato: con la tecnología actual se ha podido trasladar la belleza de las piedras naturales a materiales que facilitan la instalación en paredes, pisos, mobiliario y revestimiento.

Maderas entintadas, mármoles, terrazos, granitos muy veteados y texturas granuladas son materiales que puedes utilizar en paneles de pared, mesas de comedor, detalles en baños, etc.

De vuelta a los setenta

Accesorios cromados, acabados brillantes, maderas obscuras con vetas contrastadas, colores pardos, como el azul petróleo con los tonos pasteles y acabados metálicos en tonos de cobre a dorados son una prueba de que los setenta volvieron para quedarse.

Pequeños detalles que nos transportan a esa época dorada del diseño que se presentan tanto en piezas de mobiliario como en lámparas y revestimientos.

El negro es el nuevo negro

Predominan también los espacios semi monocromáticos en los que reinan los neutros, grises, negros y greiges y un alto grado de contraste entre superficies con texturas muy heterogéneas.

Prueba diseños y composiciones atrevidas que utilicen tonos muy oscuros y profundos, tanto para mobiliario como para paredes y revestimientos.

Los mármoles, granitos muy veteados y texturas granuladas que añaden tactilidad a superficies planas.

Con información de Tecnotabla.