1. Deja a un lado el perfeccionismo, ser tan exigente contigo mismo no te llevará a nada bueno.

2. Atrévete a decir que no.

3. Confía en tu intuición.

4. No te dejes influenciar cuando la gente te diga que tu negocio no va a funcionar.

5. Anota todas tus ideas, por más locas que parezcan.

6. Aprende a concretar.

(Lety Casarín)