Trabajar en casa se ha vuelto una realidad debido al confinamiento necesario por el COVID-19, el asunto se complica si tienes niños en casa. ¿Qué hacer?

Cierto, no estamos de vacaciones, sino en un periodo especial que exige sensatez, ingenio y mucha apertura.

Durante las siguientes semanas será común que ambas responsabilidades se crucen, los horarios se traslapen y que en general el tiempo para atender los pendientes no baste.

Si ya estás en la situación de que debes trabajar en casa y, al mismo tiempo, debes atender a tu (s) hijo (s), no te preocupes, no morirás en el intento.

Para ayudar a quienes enfrentan en esta situación, Workana, marketplace para freelancers y uno de los principales impulsores del teletrabajo en América Latina, brinda seis prácticos tips:

Explica la situación

Si en tu hogar hay niños mayores de cinco años, explícales por qué están todos en casa ahora y cuáles son tus obligaciones en este momento.

Hacerlos conscientes de lo que está pasando les ayudará a entender que estás en tu horario de trabajo.

Y que, aunque todos estén juntos, necesitas atender otros asuntos importantes además de convivir con tus pequeños.

Elige un área de trabajo

Si no tienes un espacio que funcione como oficina, es momento de habilitar uno.

Indica a los niños que mientras estés en este sitio te encontrarás atendiendo asuntos laborales, y el interrumpirte puede alterar tu concentración y retrasar tus tiempos.

Si tienes un bebé, acondiciona el lugar para que mientras él juega o duerme, puedas supervisarlo sin tener que frenar tu actividad para desplazarte.

Organiza tu agenda

Imagina que tienes una videoconferencia o llamada con tus clientes o compañeros de trabajo, y que no puedes concentrarte del todo porque tus niños están jugando cerca.

Organiza tu agenda para que puedas atender este tipo de situaciones en un horario donde no debas vigilarlos al mismo tiempo.

Si tienen obligaciones en las que necesitan de ti, como tomar una video clase, deja todo listo para que el tiempo que destines a ayudarlos no te retrase.

De igual forma, las tareas de casa que te correspondan debes llevarlas a cabo en horarios no laborales.

Acepta tus limitaciones

Como todo ser humano tienes tus límites.

Piensa que la naturaleza de los niños no puedes cambiarla y anticípate con acciones que te ahorren tiempo tanto para trabajar como para convivir con ellos.

Cuando sea necesario pide ayuda a una persona de confianza, sobre todo con los temas profesionales.

En cuanto a las tareas del hogar, siempre puedes pedir a los hijos mayores un apoyo extra para cumplir con los quehaceres diarios.

Aprende a decir “no”

Uno de los errores más comunes al trabajar desde casa es no respetar horarios, destinar más tiempo del pensado a una cuenta o proyecto, o los niños pueden no familiarizarse con la idea de que trabajes desde casa.

Decir “no” es clave para medir tus tiempos con resultados productivos y te permitan cumplir proyectos en tiempo y forma, sin descuidar las necesidades de tus hijos.

Interactúa constantemente

Por cada hora de trabajo es recomendable tomar de 5 a 10 minutos de descanso.

Aprovéchalos para para convivir con tus hijos, atender sus dudas y realizar ciertas dinámicas.

Este aislamiento también les genera ansiedad, pues no podrán salir con sus amigos o realizar actividades al aire libre.

Verifica que no se saturen de información alarmista y vuelve esta medida el pretexto perfecto para generar lindos recuerdos entre ustedes.

Se trata de que cumplas en tiempo y forma con el trabajo y, convivas con tus pequeños y los instruyas.

Al mismo tiempo, de no vivir el cansancio de una jornada laboral larga, sintiéndote menos productiva.

Por Pedro C. Baca

Fotos iComm