La tapatía Paty Cantú nos enumera la serie de actividades que ha realizado durante la cuarentena y vaya que no descansa.

Mientras algunos se deprimen en la cuarentena a la cantante tapatía no le ha dado tiempo porque se mantiene muy activa. Acaba de lanzar su tema «Cuando vuelvas» y nos cuenta lo que hace en esta etapa de aislamiento.

“Gracias a Dios casi terminado ya un álbum completo llamado La Mexicana. Dejé dos videos listos y las portadas diseñadas. Estuve involucrada en todo el proceso artístico de cada canción y aparentemente mi adicción al trabajo jugó a mi favor. Estoy contenta con el mensaje de cada canción. En estos días he estado terminando de revisar detalles de mezcla, arte, y fechas con mi equipo», dice a revista Actual Paty Cantú.

Allí no ha parado: «He hecho entrevistas como esta, por escrito, por teléfono, por skype, por FaceTime, por zoom. Un pequeño acústico desde mi sala en mi canal de YouTube y un diario llamado Siempre es hoy en mi Igtv que va de lunes a viernes. Aprovecho para acompañar a la gente y acompañarme de ellos. Los necesito tanto como cualquiera necesita compañía en este momento».

Me abro como si fuera un verdadero diario y compartimos esta experiencia y cómo cada quien, a distintas edades, circunstancias y países, la vive.

Paty Cantú

Además está preparando un programa llamado Pillow Talk donde entrevista a amigos de distintos rubros públicos: cantantes, conductores, comediantes… poniéndoles un cuerpo de maniquí y la cara en pantalla. Este experimento lo ha hecho con la finalidad de entretener a la gente. Es una especie de comedia ligera .

La incansable cantante diseña tracks para mandarle música a otros artistas, también: «Hablo con mi familia, juego online con mis amigos, aprendo a cocinar, pinto, leo, armo planes de cosas que siempre quise hacer y quizá hoy pudiera trabajar… ya verán. Enloquezco y hago tik toks. Aprendo alemán…”

Cómo se cuida

“Me puse en cuarentena hace más de 15 días. Desde que se vio venir la advertencia menos oficial pero la información ya nos decía que era lo mejor de ser posible. Compro alimentos no perecederos y cosas fáciles de hacer. De microondas. Congelado. Limpio todo cuando entra a casa antes de guardarlo. Sólo salgo para eso y para pasear a mi perro. Le lavo las patitas con agua y jabón al entrar».

¿Qué más haces? «Dejo mis zapatos en la puerta al entrar. Me desinfecto las manos y uso canciones como la mía para contar el tiempo que debo gastar lavándome las manos. Pero una vez que estoy adentro. Me relajo un poco».

Paty Cantú refiere que también toma vitaminas e intenta promover información comprobable y servir para la gente en las redes sociales y con mi familia y amigos. Sin bombardear de más. 

Los aprendizajes

Para animar a los fans “intento compartirles las mismas verdades que encuentro yo en esta circunstancia. Que las redes son para acercarnos y no para la vanidad. Que el tiempo con uno mismo es algo que muchas veces deseamos y no encontramos. Es buen momento para reflexionar. Aprender a disfrutar de nosotros mismos y querernos». 

De acuerdo con Paty Cantú es tiempo de desintoxicarnos de gente que nos hacía mal y retomar a la gente que nos hace bien. Aunque suene contradictorio, ahora el tiempo y la circunstancia nos hace querer acercarnos a la gente, aunque sea virtualmente.

Por ello recomienda a las personas: «Que aprendan algo nuevo. Que se pongan horarios. Que cuando volvamos de esto no podemos ser los mismos. Que el nivel de conciencia, respeto y amor a la gente tiene que estar por encima de todo y que creo en nosotros. Lo vamos a lograr. Cuando volvamos, no seremos los mismos”.

#CuandoVuelvas mujer, hombre, niña, niño, México, mundo… serás más amoroso y más fuerte. 

El aprendizaje que le deja esta situación que se está viviendo a nivel mundial es “que somos tan vulnerables como cualquier ser vivo que nos rodea. Que somos responsables de lo malo, pero también capaces de lo bueno. Que nada importa al final si no tienes paz en tu presente, satisfacción en tu camino y amor a tu alrededor. Que juntos es cómo salimos de la adversidad. Y las diferencias dejan de importar. Somos todos igualmente vulnerables, humanos. Y llenos de ganas, de futuros”. 

Por Elba Albor