A$AP Rocky no la libró, ni la «intercesión» del presidente Donald Trump impidió que un tribunal sueco lo condenara por ataque con violencia.

El embrollo en el que está metido el rapero junto con dos personas de su equipo se debe a una pelea que protagonizaron hace unas semanas a las puertas de un bar de Estocolmo, la capital sueca.

El tribunal determinó declararlos culpables de «ataque con violencia».

«Agredieron a la víctima, un joven de 19 años, golpeándola y dándole patadas cuando yacía en el suelo», añadió el tribunal, rechazando el argumento de legítima defensa.

Ninguno de los tres inculpados estaba en una «situación que justificara la autodefensa», prosiguió.

Leve castigo

A$AP Rocky y sus acompañantes deberán pagar una multa equivalente a 1,300 dólares y seis meses de encierro.

La buena noticia es que no pisarán la cárcel porque su sanción penal quedó «en suspenso».

El músico neoyorquino de 30 años no estaba presente en el tribunal cuando se leyó el fallo.

Recordemos que fue arrestado tras la pelea callejera, la madrugada del 30 de junio, pero fue liberado bajo fianza el pasado 2 de agosto.

De inmediato, A$AP Rocky regresó a Estados Unidos en su jet privado.

Pleito internacional

El caso llegó a las más altas esferas políticas, provocando tensiones en la relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Suecia.

El presidente Donald Trump acusó a Estocolmo de menospreciar a los afroamericanos y envió a su emisario especial para «Asuntos de Rehenes».

Por fortuna para todos el conflicto no escaló a más.

A pesar de este incidente el rapero ya retomó su carrera y el pasado domingo se presentó en el Real Street Festival, en Anaheim, California.

Ante su público, A$AP Rocky agradeció visiblemente emocionado las muestras de apoyo y comentó que su experiencia en Suecia había sido «escalofriante» y «humillante».

Por Pedro C. Baca

Con info y fotos de AFP