¿Qué necesito?

  • 1 taza de avena
  • 1 1/2 litros de agua
  • 1 cucharada de miel de abeja
  • 1 pizca de canela en polvo

 

¿Cómo lo hago? 

1.Llena de agua la taza de avena.

2. Revuelve bien y déjala reposar toda la noche.

3. A la mañana siguiente cuélala y enjuágala con agua potable. Deshazte del agua en la que reposó la avena.

4. Agrega la avena enjuagada y el litro y medio de agua a la licuadora y licua hasta que quede un líquido homogéneo.

5. Agrega la miel de abeja y la canela, y licua nuevamente.

Puedes usarla como sustituto de leche en cereales y licuados.