Aislinn Derbez asiste a un evento promocional y no porta su anillo de bodas. Todo por un momento muy delicado por el que pasa su corazón.

La actriz y modelo asistió a la presentación de la nueva línea de trajes de baño de la firma Aerie, de la que es imagen, lució espectacular y relajada.

Pero bastó un detalle para ver que algo no van bien con ella y su esposo, el también actor Mauricio Ochmann:

Aislinn Derbez se mostró sin su, hasta hace poco, infaltable anillo de bodas.

Durante la conferencia de prensa que incluyó el evento de Aerie, la hija de Eugenio Derbez se negó a hablar de su matrimonio.

Y eso que desde días atrás se especulaba de una grave crisis matrimonial que amenazaba con la ruptura total.

A pesar de su silencio inicial, la verdad salió a relucir unas horas después y la comunicó la propia Aislinn a través de su cuenta de Instagram:

Mauricio y ella han puesto en pausa su relación de pareja, para dar prioridad a su vínculo de amigos, y de padres de una preciosa bebé de dos años.

En la publicación de Aislinn, en la que se muestra abrazada por Mauricio, la actriz confirma que el alejamiento de viene «hace un tiempo», pero que ni están peleados, ni se están divorciando.

Y lo más importante: no se les acabó el amor.

«Decidimos desde hace un tiempo fortalecer la relación de amistad y parar la de pareja. Retomar la individualidad para investigar que está pasando, dar espacio a sanar, reconstruir, transformar», apuntó la famosa.

Pausa necesaria

Días atrás Eugenio Derbez había reconocido que la mayor de sus hijas estaba tomando terapia de pareja pero lo atribuyó al buen hábito de Aislinn de cuidar su salud emocional.

La propia Aislinn había comentado en varios eventos que no «pasaba nada malo» con Mauricio.

Lo cierto, tal como lo refrenda en su publicación de Instagram, es que sigue amando al papá de su pequeña Kailani.

Por último, aclaró que tanto su esposo como ella protegerán al máximo su intimidad y no permitirán que ninguna especulación los distraiga de su prioridad actual:

Salvar su amor o transformarlo en algo de lo que ambos se sientan bien orgullosos y que le haga bien a su pequeña familia, inclusive si eso implica la separación definitiva.

Por Pedro C. Baca

Con Info y Fotos de JDS