Alex Fernández estrena «El tiempo no perdona» y sabe que por su tono de voz lo compararán con su padre.

El hijo consentido del Potrillo está de regreso en la escena musical con el sencillo “El tiempo no perdona”.

Se trata de un emotivo tema dedicado a su padre y en el que Alex Fernández invita a todos a valorar cada uno de los momentos que vivimos.

Además, este nuevo valor de la canción mexicana llama a la unión entre los seres queridos.

«El tiempo no perdona» es una composición de Francisco Elizalde, musicalizada por Francisco Javier Ramírez López, ambos colaboradores cercanos de la familia Fernández desde hace años.

Personalidad propia

Esta canción está acompañada por un lyric video, en el Alex cuenta una historia entre padre e hijo vivida a través de los años.

El menor de la dinastía Fernández muestra fotografías en las que aparecen juntos para luego describir al Potrillo como su mejor amigo, de quien ha recibido grandes enseñanzas.

Asimismo, Alex menciona que esta “es una canción y un video muy especial para mí porque me imagino todo lo que he vivido”.

«El tiempo no perdona» marca una nueva etapa para el joven Fernández quien añora posicionarse por su talento y méritos.

Trabajo duro

Alex aprovecha el tiempo de estar en casa para seguir preparando su nuevo repertorio de canciones, siempre con el respaldo, guía y dirección ejecutiva del propio Vicente Fernández.

Recordemos que así ocurrió con su primer álbum Sigue la dinastía  al que le fue francamente bien y entró rápidamente en el gusto del público.

En lo que se refiere a este nuevo material Alex comentó:

«Mi abuelo es un genio para lo que hace y siempre que va al estudio con dos o tres palabras termino aprendiendo mucho. Él me da mucha seguridad”. 

Alex Fernández considera que estos momentos convulsos de estar en casa también funcionan para ser más receptivos, por lo que esta canción lo hizo reflexionar sobre lo que es verdaderamente importante:

“Estamos más conscientes y conectados con el mundo. Yo tenía tiempo que no veía a mi papá porque no coincidíamos y hace mucho que no tenía las pláticas que teníamos antes.

«El hecho convivir con él por varias semanas consecutivas me ha servido para fortalecer nuestro vínculo”, concluyó.

Por Elba Albor

Fotos PhotoAMC