Este padecimiento está atacando a una población cada vez más joven, no es algo sólo para mayores. Checa estos pasos que te ayudarán a tener el control del colesterol.

Durante los últimos años se ha incrementado el número de niños y jóvenes que presentan y mueren por problemas cardíacos. El incremento del colesterol es un factor clave.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) cada hora se registran 12 muertes relacionadas a estos padecimientos.

El sedentarismo y una mala alimentación son factores que fomentan la acumulación de colesterol en las arterias.

¿Cómo opera esto del colesterol?

Cabe decir que per se, no es malo. «Es una sustancia de grasa natural presente en las células del cuerpo, necesaria para el normal funcionamiento del organismo. La mayor parte del colesterol se produce en el hígado, aunque también se obtiene a través de algunos alimentos», explica Óscar Martínez, especialista en enfermedades crónico degenerativas de Grupo SOHIN.



https://pixabay.com

El especialista añade que el colesterol se divide en dos tipos: el asociado a HDL o “colesterol bueno”, que es aquella sustancia que nos ayuda a generar algunos tipos de hormonas, vitamina D, ácidos biliares, etcétera. Pero también existe el colesterol asociado a LDL o “colesterol malo”, el cual provoca obstrucciones en las arterias lo que puede detonar en infarto al corazón.

Para mantener el «colesterol malo» a raya, el experto recomienda a los seguidores de Actual cinco sencillas acciones:

1.- Dieta balanceada:

Reduce el consumo de carnes rojas, leche, mantequilla, y opta por una dieta mediterránea que incluya pescados, legumbres, verduras y frutos secos. Estos alimentos te permitirán obtener ácidos grasos monoinsaturados, un tipo de grasa saludable asociada al colesterol HDL (colesterol bueno).


https://pixabay.com

2.- Ejercicio: 

Práctica actividad física de manera regular ayuda a controlar el peso y reducir los niveles de colesterol malo (LDL). Además, aumenta la capacidad pulmonar y mejora la condición física de la persona, lo que la hace menos propensa a sufrir algún problema coronario.

3.- Exámenes regulares

En ocasiones a pesar de llevar un estilo de vida saludable, el factor genético puede entrar en juego. Por ello y para evitar cualquier tipo de sorpresa es importante realizarse pruebas periódicas que permitan detectar cualquier anomalía. La medida es de especial importancia si en tu familia existe algún precedente de enfermedad coronaria.



https://pixabay.com

 4.- Evita la sal:

Es importante reducir al máximo el consumo de sal, ya que esta favorece la retención de líquidos y aumenta las probabilidades de sufrir una insuficiencia cardíaca. Si estás muy acostumbrada a consumirla, te recomendamos reemplazarla por hierbas, pimienta o ajo, etc.

5.- Cocina con aceites de origen vegetal



https://pixabay.com

La grasa monoinsaturada y la grasa poliinsaturada, son «grasas buenas» que son aceptadas por su capacidad para reducir las lipoproteínas de baja densidad (LDL), un colesterol malo.

Ayudan a disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas y ambas se pueden encontrar en algunos aceites de origen vegetal, especialmente en el aceite de oliva. Su ingesta diaria no sólo aporta energía. Las grasas saludables también contienen ácidos grasos que el cuerpo necesita para el crecimiento celular.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Fotos Pixabay