Bárbara de Regil recibe una lluvia de críticas de quienes consideran que su rutina de ejercicios pone en riesgo la salud de sus seguidores.

Dicen por ahí que nadie es monedita de oro y muy probablemente es lo que está pensando la guapísima Bárbara de Regil.

La recordada protagonista de Rosario Tijeras encontró una manera muy amena de pasar el tiempo de confinamiento haciendo deporte y comiendo sano.

Su «pecado» dicen algunos ha sido subir a sus redes los videos en que comparte las extenuantes rutinas que la mantienen con un cuerpo de infarto.

¿Cuál es el problema?

Resulta que algunos críticos de espectáculos están echándole en cara a la actriz que esté recomendando rutinas deportivas cuando no es coach, ni entrenadora amateur.

Inclusive han comentado que muchos de los ejercicios que promueve la bella capitalina pueden «arruinar» espalda y rodillas de quien se atreva a imitarla.

Y hasta han planteado la posibilidad de reunir firmas para exigir que las redes sociales «bajen» los videos de la actriz de El torito.

Paciencia y buena vibra

Hasta el momento, Bárbara no se ha pronunciado públicamente al respecto, aunque su círculo cercano admite que estos comentarios la han entristecido mucho.

La actriz considera que hay un malentendido porque jamás se ha presentado como instructora, ni ha comercializado su programa de ejercicios.

Simplemente ha compartido con sus legiones de seguidoras lo que ella hace para sentirse muy bien y en plena forma, sin exponerse a ningún daño corporal.

Segura de lo que hace, no piensa detener la producción de sus videos y tiene programada una nueva emisión en la que explicará cómo librarse de «los brazos de salero».

Y de antemano se sabe que el esfuerzo implicará una sesión de ejercicios no apta para asustadizas.

Por Pedro C. Baca

Fotos PhotoAMC