El agua alcalina ofrece numerosos beneficios para la salud. Nos dota de niveles más altos de minerales, acelera el metabolismo y hasta mejora la digestión. Sin duda es una aliada que no puede faltar dentro de los hábitos saludables.

El agua es indispensable, eso lo sabemos. Desde las primeras horas del día nuestro cuerpo la requiere debido a que el sistema digestivo necesita desechar los residuos que acumuló durante la noche. Y mejor aún si nuestra agua es de buena calidad.

Al pasar las horas y a lo largo del día, el cuerpo necesita la energía necesaria para funcionar correctamente, requiere hidratarse y alimentarse de forma saludable. Y aunque no lo creas, una gran fuente de combustible proviene del agua. Disponer de recursos sanos y seguros es imprescindible.

Una manera de darle al cuerpo la hidratación necesaria es bebiendo agua alcalina, cuyo pH se ubica entre los 8 y 9, un número óptimo que hace que el agua sea más base o alcalina.

4 ventajas del agua alcalina

1. Neutraliza los radicales libres y desacelera el daño. Los nutrientes para llegar a las células se transportan por el plasma –la sangre–, cuyo mayor componente es el agua. Si el pH del cuerpo es demasiado ácido se formará  mayor cantidades de radicales libres que aceleran la oxidación celular y causan envejecimiento prematuro en las células. El agua alcalina neutraliza los radicales libres y desacelera ese daño.

2. Contiene mayores niveles de minerales. En el agua alcalina existe mayor presencia de minerales como potasio, magnesio y calcio, que son esenciales para la salud y para mantener el cuerpo hidratado.

3. Rica en oxígeno. El agua alcalina es rica en este elemento. Permite neutralizar los niveles de CO2 logrando desintoxicar el cuerpo. La mayor ventaja se nota cuando realizas ejercicio, pues este tipo del agua ayuda a reponer más rápido los músculos y los minerales que se pierden debido al sudor.

4. Mejora la digestión. El agua alcalina ayuda a disminuir las dificultades que ocasiona el estreñimiento, permite que las paredes del sistema digestivo se encuentren en óptimas condiciones de manera que nuestro organismo pueda absorber mucho más fácil los nutrientes necesarios. Así, nos beneficiamos por partida doble: los niveles de grasa se reducirán y será más efectivo mantener un peso saludable.

Para obtener agua alcalina en casa

Esto es mucho más rápido y sencillo instalando un filtro purificador y alcalinizador. Para adquirirlo basta con ingresar a catálogos de servicios como el de bebbia.com en donde hallarás filtros y purificadores alcalinizadores de agua, los cuales se pueden colocar como dispensadores o instalar debajo de la tarja en la cocina.

Los filtros y purificadores de agua alcalina como los de bebbia.com, además de proveer agua alcalina las 24 horas del día, retienen el 99.99% de bacterias y eliminan el olor o mal sabor del líquido. Además, garantizan una fuente segura de minerales, y agua de gran calidad a disposición los 365 días del año.

No tendrás que esperar mucho tiempo para notar estos beneficios.