Brad Pitt se mantiene como uno de los actores más exitosos de su generación, pero en su vida personal ha pasado por un periodo muy turbulento y no lo niega.

El actor de casi 56 años confiesa que tras su divorcio de Angelina Jolie, asistió durante año y medio a sesiones grupales a Alcohólicos Anónimos.

Entonces Brad se sintió muy vulnerable, en riesgo de volverse adicto al alcohol para ahogar su pena.

Tras su divorcio de Angelina apenas ha podido ver a los seis hijos que tiene con ella, tres de ellos biológicos.

Hasta el momento no se ha sabido cuál fue el motivo de la ruptura familiar. Algunas voces atribuyen el pleito a que Brad no estaba de acuerdo con la forma en que su entonces esposa criaba a su hija Shiloh.

En cuanto a su estado emocional, Brad Pitt comentó en entrevista con The New York Times:

“Todos cargamos dolor, pena y pérdida, pero pasamos la mayor parte de nuestro tiempo ocultándolo, pero hay un momento que debemos pedir ayuda o ponernos en riesgo de hacer cosas que lamentaremos.»

Ahora que el vendaval pasó, Brad no deja de agradecer a sus compañeros de terapia, no solo por su discreción, sino por haberlo escuchado con el corazón.

El actor nacido en Oklahoma ha tenido un muy buen año de trabajo, recientemente los vimos en Ad Astra Hacia las estrellas, y ya suena como posible candidato al Oscar.

Por Pedro C. Baca

Fotos PhotoAMC