Si no te gusta la ligereza de la cerveza mexicana, échale un ojo a estas.

Como ya te habrás dado cuenta, estamos en una época en la cual tanto las marcas de renombre como de productos en general buscan la diferenciación y exclusividad ante sus clientes. Y no podían ser la excepción algunos productos tan tradicionales y añejos como la cerveza. Habrás comprobado que así como la que se hace en México y que se exporta a todo el mundo es sinónimo de vacaciones y playa por su ligereza en sabor y densidad, hay otras que compiten por su espesura y grado alcohólico.

Hagamos un breve comparativo: lo normal es que una cerveza contenga de 3 a 6 GL (o Gay Lussac), que significa que por cada 100 mililitros de cerveza, habrá de tres a seis mililitros de etanol –o sea alcohol–; así como el vino podría tener hasta 13% de alcohol, el ron alcanza 45%, el mezcal 60% o el absenta entre 70% y 90% (¡sí, casi puro alcohol!).

Pues bien, resulta que hay cervezas europeas que no se conforman con el estándar y compiten por ser las más rudas del planeta en cuanto grado alcohólico. De ninguna manera son recomendables para quienes no tengan experiencia en tragos fuertes, y de todos modos tampoco son fáciles de encontrar ni de comprar porque sus precios son elevados o sólo se pueden beber en ocasiones especiales de los propios fabricantes.

Pero te las describimos para que nadie te cuente:

En las listas tradicionales de estas chelas suelen figuran cuatro escocesas, y de ellas la más brava es la Brewmeister Snake Venom –es decir “veneno de víbora”–, que tiene 67.5 grados y que es del tipo eisbock, una técnica alemana que consiste en congelar una parte del mosto, hielo que luego se retira para conservar sólo con un concentrado que fermenta y alcanza altos grados alcohólicos. Una botella de 330 ml de este “veneno” cuesta 50 libras esterlinas.

6-Schorschbraü-Schorschbock43

Las otras escocesas son la Brewmeister Armageddon (65% GL), que fue hace años la más alcohólica del mundo; la llamada igual que un libro del filósofo Francis Fukuyama The end of history (55% GL) con sus escalofriantes envases de ardillas y comadrejas, y la Brewdog Sink the Bismarck (41% GL), que recuerda el hundimiento del navío alemán de la Segunda Guerra.

Otras rudísimas cervezas son las holandesas Koelschip Start the Future (60% de grado alcohólico) y la Koelschip Obilix (con 45%).

2-Koelschip-Start-the-Future

Los alemanes no se quedaron atrás y ofrecen la muy escasa Schorschbrau Schorschbock, con 57% y de la que sólo hay algunas decenas de botellas, o la Schorschbrau Schorschbock, con 43% GL (era la campeona hasta 2010, pero ya la rebasaron con creces).

Hay que contar también a la italiana Baladin Esprit De Noél (40%) y no podía faltar una de la cuna de las más deliciosas cervezas del mundo, legado de los monasterios y sus dedicados monjes, Bélgica, con Struise Black Damnation VI – Messy (39% GL, un tipo de cerveza Imperial Stout) y que sólo se ofrece en eventos privados de los fabricantes.

(Por JR)