Teníamos conocimiento de que Christina Aguilera es catalogada como una de las voces más altas y potentes del mundo de la música, pero jamás imaginamos que esta cualidad fuera usada por la CIA (Agencia Central de Inteligencia) de Estados Unidos como un instrumento de tormento. Así lo reveló un artículo publicado en el New Yorker. Varios de los presos de la cárcel de Guntánamo eran obligados a escuchar la música y voz de Aguilera. El autor del artículo señala que, entre los torturados se encontraba Mohammed al-Qahtani, quien intentó entrar a Estados Unidos para participar activamente en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. “El terrorista fue mantenido despierto durante largas horas como un método de tortura, y esto lo hacían colocando música de Christina Aguilera a todo volumen. La música de la sexy cantante sólo sería apagada cuando Mohammed “dijera la verdad”, señala el magazine.

(Texto/PHOTOAMC)