A la práctica humana de comer insectos se le llama entomofagia y ha estado presente por siglos en distintas culturas del mundo.

Actualmente, se conocen alrededor de 1,900 especies de insectos que se utilizan como alimento en todo el planeta.

México es uno de los países donde más se consumen, pues se calcula que aproximadamente 549 diferentes especies de insectos son ingeridas como alimento.

De manera general, se ha aceptado que comer insectos resulta benéfico para la salud. Entre los aportes nutrimentales que contienen se encuentra que:

  • Proporcionan proteínas y nutrientes de alta calidad en comparación con la carne y el pescado.
  • Contienen niveles elevados de ácidos grasos (comparables con el pescado).
  • Son ricos en fibra y micronutrientes como cobre, hierro, magnesio, fósforo, manganeso, selenio y cinc.

A nivel ambiental, el consumo de insectos presenta varias ventajas, por lo sostenible que puede llegar a ser su producción, entre las que se incluyen:

  • Su producción genera pocos gases de efecto invernadero.
  • La cría de insectos necesita mucha menos agua y tierra que el ganado tradicional.
  • Son eficientes para convertirlos en alimentos por ser especies de sangre fría: «por término medio los insectos pueden convertir 2 kg de alimento en 1 kg de masa de insecto, mientras que el ganado requiere 8 kg de alimento para producir 1 kg de peso corporal».

Algunos se comen enteros, otros los convierten en pasta o los muelen para hacer harinas y hay quienes extraen sus proteínas.

Pinterest- chapulines

A continuación enlistamos cinco insectos que son popularmente conocidos para consumo humano en México para que te des una pequeña idea de la gran variedad que hay:

  • Chicatana: También conocida como hormiga culona. Los habitantes de Huatusco la consideran como un afrodisíaco. Se utiliza para preparar salsas, mole y tamales.
  • Gusano de maguey o chinicuil: de color rojo, estos gusanos crecen en las raíces de las plantas de agave y son los que se utilizan para preparar la sal de gusano con la que se acompaña el mezcal. La temporada va de mayo a octubre.
  • Chapulines: Representativos del estado de Oaxaca, se consumen popularmente como botana o en tacos con salsa de chile pasilla. La manera de prepararlos varía, con chile, limón, ajo o solamente fritos.
  • Jumiles: En Taxco se comen mucho durante la temporada que va de octubre a febrero. Se preparan fritos,molidos con jitomate, chile verde y cebolla o se utilizan para condimentar la carne.
  • Escamoles: Estos en realidad son larvas de hormiga y son considerados como un manjar desde tiempos prehispánicos. Se consumen mucho en el estado de Hidalgo preparados en tamales, salsas y caldos.

Con información de FAO y del Gobierno de México.