Si eres de esas personas que se preocupan cada que exponen su piel al sol, o que nota que las manchas en la piel son cada vez más frecuentes debes de saber que es más común de lo que piensas.

No basta más que estar 10 minutos en el sol o expuesta a la humedad y a la contaminación para que nuestro cutis se vea afectado y aparezcan manchas en él. A veces son tan pequeñas que ni nos damos cuenta de ellas, pero en otras ocasiones si no les prestamos atención y las atendemos a tiempo terminan complicándose.

El doctor Rodrigo Gutiérrez Bravo, especialista en dermatología, dio algunos datos sobre las manchas más comunes que encuentras en la piel y la causa de su aparición:

Pecas

Existen personas que éstas les encantan, y es que en realidad pueden verse lindas. No representan ningún riesgo para la salud, pero muchas veces son señales de que estás pasando mucho tiempo bajo el sol.

Manchas de contaminación

La contaminación es uno de los peores enemigos de tu piel y la deshidrata de gran manera y puede causar envejecimiento prematuro, además de manchas que la deterioran.

Manchas solares

Aunque están de moda los bronceados, hay que tener cuidado en no excedernos. El sol representa uno de los mayores riesgos para nuestra piel; habrá resequedad, flacidez y líneas de expresión.

Manchas oscuras

Son un poco más grandes que las pecas y tienen una tonalidad más oscura. Suelen aparecer en las manos, brazos, cuello y en algunas otras partes del cuerpo que están más expuestas a la luz solar.

Marcas por imperfecciones

Éstas salen posteriormente de que intentas reventar un grano o espinilla, sumado a la exposición solar; resultan muy molestas y se agravan con el paso de los años.

Piel seca

Ésta tiende a desgastarse y deshidratarse fácilmente si no tenemos los cuidados necesarios que requiere cada tipo de cutis. Es esencial que conozcas el tuyo para elegir el tratamiento correcto para su cuidado.

Piel áspera

Son lesiones oscuras que parecen superpuestas, con textura rugosa. Sus causas son la radiación UV, envejecimiento y carga genética.

Piel opaca

Todos nacemos con un tono de piel que se puede opacar, con el paso del tiempo. Esto se debe a que varias capas de células muertas se van acumulando en la superficie y generan este efecto que la hace ver sin vida.

Piel enrojecida

La piel enrojecida es la primera señal de sobreexposición a los rayos UV y a otros elementos como la contaminación y puede ser muy molesta.

Tono disparejo

Es difícil mantener la uniformidad en el tono de nuestro rostro. Algunas zonas de la cara generalmente están más expuestas al sol que otras y esto hace que la tonalidad y textura del cutis sean variadas.

Aunque a veces no lo pensemos la piel debe ser uno de los órganos que más debemos proteger y cuidar de nuestro cuerpo, es de los más vulnerables y no debemos pasarlo a segundo plano. Cuida tu piel y cuídate a ti, consume productos que sean avalados por la Fundación Mexicana para la Dermatología y así no correrás el riesgo de lastimarla y por supuesto, acude al dermatólogo.

(Lety Casarín)