Tu mascota, como cualquier otro integrante de la familia, tiene su espacio propio. Más si se trata de un gato. Necesitarás prepararlo para el cambio de rutina.

El gato es muy independiente pero el animalito puede adaptarse a la llegada a casa de un bebé

Un poco de organización previa ayudará a mantener la seguridad y felicidad.

A continuación te dejamos algunos consejos para garantizar la convivencia entre gatos y bebés

Un gato es una mascota adorable pero muy celosa de su espacio.
La convivencia entre tu bebé y el gato. Foto: Pixabay

Una barrera que impida el acceso a la habitación del bebé.

A los felinos les encanta dormir en lugares cálidos y elevados, por lo que la cuna del bebé puede ser tentadora.

Es buena idea instalar temporalmente un biombo que impida el acceso del minino, pero te permita escuchar y ver al bebé en todo momento.

Asegúrate siempre de que la mascota tenga posibilidad de escapar:

Los gatos no responden bien cuando se sienten presionados y en situaciones en las que no están cómodos.

Córtale las uñas:

Es necesario que cortes las uñas al gato justo antes de que el bebé llegue a casa, y de forma periódica después.

Por favor, en esta tarea pide ayuda a tu veterinario.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Fotos: Pixabay