Cuando salgas de casa para ir a comprar, al trabajo o a dar un paseo olvídate de los auriculares y practica la atención plena. Toma conciencia de los vehículos, de los sonidos de la calle, del impacto de tus pisadas sobre la acera. Mira a los demás andantes, siente el traqueteo del autobús en el que viajas, escucha el sonido de las puertas al abrirse. Estás practicando el Mindfulness,  la atención plena, una apuesta de la psicología moderna que se asienta en la idea de prestar atención al momento presente, al aquí y al ahora, y que se ha revelado como muy eficaz para combatir el estrés y mitigar el dolor crónico.

 

Vive en el presente

Mindfulness permite reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando activamente el fluir de la experiencia tal cual se está dando. Así es que, aunque experimentes algo desagradable, podremos ahorrarnos el sufrimiento añadido de tener que lograr que aquello desagradable desaparezca. Quedarse sólo con lo que experimentamos sin agregar nada más es lo que la práctica de mindfulness permite.

Aunque comúnmente se asocia mindfulness con el budismo, muchas de las tradiciones religiosas del mundo utilizan esa practica de manera implícita, pues es una capacidad básica y humana de conexión con el presente. Es aplicada, estudiada científicamente y por ello reconocida como una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y mejora el bienestar general.

 

 

Ejercicios

Un minuto de atención plena

Este es un ejercicio fácil que puedes hacer en cualquier momento del día. El objetivo consiste en enfocar toda la atención en tu respiración durante un minuto. Deja abiertos los ojos, respira con el vientre en lugar de con el pecho y trata de respirar por la nariz y que salga por la boca. Céntrate en el sonido y el ritmo de la respiración. Prepárate para que la mente deambule y tendrás que esforzarte por devolver la atención al objetivo cada vez que esto pase. Puedes realizar este ejercicio las veces que quieras ya que te ayuda a restaurar la mente, conseguir claridad y paz.

Limpieza de casa

El ejercicio implica deshacerte de carga emocional. Deja atrás las cosas que ya no sirven. El desorden, es un estresor  importante a tener en cuenta.  Céntrate  en lo que haces y cómo lo estás haciendo.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu