En este inicio de año te recomendamos reiniciarte con un baño de temazcal muy original y altamente benéfico. No encontrarás otro igual. 

En Silao, Guanajuato, existe un temazcal único en el mundo, pues a diferencia del resto, cuyos vapores provienen de agua que se rocía sobre piedras calientes, este se construyó sobre un geiser.

La zona es rica en aguas termales y azufrosas, por lo que las propiedades de sus vapores, son doblemente benéficas para la piel y el alma.

En el lugar se ofrecen diversos tipos de experiencias, desde las sencillas que incluye el temazcal acompañado de una exfoliación con lodos azufrosos, hasta rituales y ceremonias de sanación guiadas por un chamán.

El temazcal o baño de vapor data de la época prehispánica y desde entonces desempeñaba una función importante tanto en la vida social como religiosa.

Si quieres conocer este curioso temazcal no dejes de visitar el hotel Misión Comanjilla en Silao, Guanajuato.

Para tener acceso a este temazcal no es necesario hospedarse, se puede hacer la reservación y pedir el paquete que mejor te acomode.

Pero también puedes hospedarte y disfrutar de las extensas áreas verdes, albercas de aguas termales y bellas instalaciones de este hotel enclavado en lo que fue la antigua hacienda de Comanjilla.

5 datos cursos sobre los temazcales

  • El nombre proviene de temazcalli (del náhuatl: tema, “vapor”, y calli, “casa”).
  • Tenían diversas funciones desde higiénicas, tratamiento posparto, terapéutico y religioso.
  • La mayoría de los vestigios se han localizado dentro de centros ceremoniales asociados a los juegos de pelota.
  • A diferencia de los actuales que son pequeños, los prehispánicos eran grandes salones similares a palacios o templos que podían albergar hasta 30 personas.
  • Se construían con barro, adobes, carrizo y piedra tallada.

Por Mariana Chávez

Fotos: Eduardo Campos y Mariana Chávez