Expertos nos dicen cómo lograr una conciliación familiar en la nueva normalidad, pues las nueva dinámica ha desestabilizado a muchos hogares. Aforundamente el retorno a la armonía sí es posible.

La nueva normalidad ha cambiado el ritmo de muchas familias. Se han perdido hábitos, la capacidad de ver los aspectos positivos y viven en angustia, generando inestabilidad en los diferentes miembros. ¿Cómo lograr una conciliación familiar?

Especialistas del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI), aseguran que todos estos tropiezos se pueden revertir. Lo más importante, es detectarlos y corregirlos.

¿Cuáles son los errores más comunes cometidos en el hogar y cómo lograr una conciliación familiar en la nueva normalidad?

1.   Falta de Estructura

Muchos niños ahora no tienen hábitos, los perdieron, se duermen y se levantan sin horarios fijos. Comen en demasía, carecen de horarios para ver televisión, videojuegos o llamar a los amigos por video chat.

Antídoto: Tener límites y reglas claras.

Es necesario tener horarios fijos para dormir y despertar, estudiar, relajarse, comer y practicar algún deporte.

2.   Volver invisibles a los niños

Aunque los papás estén en casa con sus hijos, por los problemas derivados de la crisis, están inmersos en ello y prácticamente están desconectados emocional y afectivamente con sus hijos.

Antídoto: Reconstruir la conexión emocional entre padres e hijos. 

Esto se logra observando y escuchando a los hijos, siendo honestos con ellos. Hablando de los temores, del futuro, de la situación emocional y económica de las familias.

3.   No resaltan lo positivo de la vida

Los padres al carecer de certeza o por problemas económicos, laborales o de salud han olvidado transmitir situaciones positivas a sus hijos.

Antídoto: Indispensable elaborar los duelos por las pérdidas, no negarlo. 

Negar las pérdidas (familiar, trabajo, status) hace que las familias se «atasquen emocionalmente». Es necesario vivir las pérdidas. Se vale enojarse, incluso llorar por ello para después hacerle frente a la nueva realidad.

4. Hacen promesas que no están en sus manos resolver 

Decirles que esto pasará pronto, que se volverá a tener un nivel de vida como el de antes. Esto crea falsas expectativas y a corto plazo frustraciones en los niños.

Antídoto: Vivir un día a la vez.

Es indispensable vivir por hoy: Por hoy hay salud, amor, o trabajo y planificar todo aquello que tengamos control.

5. Querer ser un padre perfecto

Quieren quedar bien con todos sobre todo con sus hijos. No se permiten enojarse, ni entristecerse. Al final son como una olla a punto de explotar.

 Antídoto: Integrarnos como personas que tienen cualidades y defectos. 

Confiar en los vínculos con los niños. Confiar en los vínculos que hemos construido durante años.

Conclusión:

La pandemia nos ha obligado a convivir en familia y nos da la oportunidad de corregir prácticas para lograr así una conciliación familiar en el nueva normalidad.

Para quienes quieran saber más CEEPI está organizando ciclos de Webinars gratuitos sobre éste y otros temas.

Por Mariana Chávez Rodríguez / Foto:  Emma Bauso from Pexels