«¿Por qué no me prescribe antibióticos?» Seguro que te suena esta pregunta e incluso le habrás reclamado al médico o pensado alguna vez.  ¿Cómo me voy a curar si no?

pastillas

Los antibióticos son una arma de destrucción masiva de bacterias, pero no hay que malgastarlos. Curan cuando están indicados, tienen efectos secundarios y deben ser utilizados con racionalmente, dijo Barry Eisenstein, médico por la Universidad de Columbia, Nueva York.  Se prescriben dos veces más de lo necesario, dañan la flora intestinal, están asociados a la obesidad y depresión y cada vez se vuelven menos efectivos contra las bacterias, advirtió el experto del Comité de Investigación y del Grupo de Trabajo de Investigación de Resistencia del IDSA.

Las bacterias han evolucionado al punto que los medicamentos con que se solían contrarrestar, se han vuelto ineficaces, dice investigador en antimicrobianos. Una bacteria es un organismo que está presente en la superficie de casi todas las plantas y animales. En el cuerpo humano, las bacterias se pueden encontrar en las mucosas de la cavidad oral, el tracto gastrointestinal y el tracto urogenital, así como en la piel.

La única forma de garantizar buenos resultados con los antibióticos que hoy tenemos y los que llegarán en el futuro, será hacer uso racionalizado de ellos, esto es, utilizar el tratamiento adecuado, en la dosis correcta, por el tiempo mínimo necesario. El desafío: generar programas para el control de infecciones y uso adecuado de antibióticos en el mundo, tanto en la atención intra-hospitalaria, extra-hospitalaria así como en la salud animal, puntualizó el investigador Eisenstein.

Lo importante es que los médicos realicen un buen diagnóstico, a fin de saber si el paciente los necesita, mientras los usuarios no deben creer que lo mejor es que se los receten, no hay que malgastarlos. Curan cuando están bien indicados, tienen efectos secundarios y deben ser utilizados con prudencia.

(Por Alejandrina Aguirre Arvizu)