Un cuidado íntimo adecuado para la piel de tu zona V resulta fundamental para evitar irritaciones e incomodidad en tu día a día.

La piel es el órgano más grande de todo el cuerpo humano ya que aproximadamente mide dos metros cuadrados y pesa cuatro kilogramos.

Sin embargo, en las diferentes partes del cuerpo la piel cambia y resulta más delicada en unas partes que en otras.

Así, el área genital es considerada como uno de los lugares donde llega a presentarse piel sensible, es decir, la que está dispuesta a irritarse ante los más pequeños estímulos.

Esto se debe a diferentes factores como la humedad, la temperatura y a diversos fluidos corporales, indica Ana Valencia, dermatóloga de Saba.

Un estudio desarrollado por la marca indica que, a nivel mundial, el 40% de las mujeres declara tener piel íntima sensible.

Además, se estima que una de cada cinco mujeres se ha visto afectada por síntomas vulvovaginales que incluyen comezón, incomodidad y dolor al tener relaciones sexuales.

Irritación provocada

La sensibilidad o irritación en tu zona v puede ser ocasionada por diferentes factores, como:

  • Higiene inadecuada
  • Infecciones vaginales
  • Resequedad
  • Contacto sexual
  • Distintos tipos de dermatitis
  • Desequilibrio el pH vulvovaginal

Cuidados básicos

El cuidado íntimo resulta fundamental para evitar irritaciones en la zona V, Po ese motivo Alejandra Contreras, ginecóloga de Saba, te recomienda:

  • Utilizar un jabón íntimo sin alérgenos, colorantes ni fragancias.
  • Limpiar con toallitas húmedas para asegurar una higiene adecuada
  • Si usas protectores diarios debes cambiarlos mínimo tres veces durante todo el día.
  • Durante tu periodo, al optar por toallas sanitarias recuerda cambiarla máximo cada seis horas.
  • Prefiere la ropa interior de algodón para que la piel transpire y así evitar malos olores.
  • Tip: lava tus pantaletas con jabón neutro.

Asimismo, la ginecóloga recomienda que visites a tu ginecóloga de confianza al menos dos veces al año. Se trata de procurar una buena salud ginecológica.

Por último, Contreras recomienda acudir a un profesional siempre que presentes los siguientes síntomas:

Ardor, dolor, comezón, mal olor, inflamación en la piel, aumento de la temperatura o lesiones (granitos o ámpulas) en la zona vaginal.

Es importante que accedas a un tratamiento oportuno para tu cuidado íntimo.

Por Eugenia García

Fotos PixaBay