27, mayo, 2016.

Todo parece indicar que el dating se ha convertido en el hobby favorito de muchas, pero salir con un chico a mis treinta no es lo mismo que cuando lo hacía a los veintes que nada me importaba.

Conforme voy conociendo posibles candidatos, más me doy cuenta de lo que definitivamente no quiero en mi vida. Pienso que con la edad te vuelves más picky y selectiva, aunque a veces nos falla.

Es por eso que a continuación enlisto las cosas que considero son un TURN OFF inmediato para cualquier mujer que atraviesa el tercer piso:

Que tenga roomies a sus casi 40 años.

Al menos para mí, el que un hombre mayor de 36 años presuma a diestra y siniestra ser independiente o autosuficiente, pero comparta depa con uno o más compañeros, es igual de deprimente que aquel que a sus 40 vive en casa de sus papás.

Que te hostigue todo el día.

Al igual que un hombre necesita de su tiempo, también nosotras. Un hombre que está pegado a Whatssapp 24/7 y que se molesta porque no le contestas al minuto, cansa.

Que sea lengua suelta.

Que hable mal de todas las exes y que encima declare que fue él quien tomó la decisión final #pff sin comentarios, simplemente no es de fiar.

Que sea un dramático.

Definitivamente que se haga la víctima en cada situación puede llegar a ser desgastante.

Que sea un chico blof

Que deje al descubierto su falta de autenticidad o mienta por convivir y se le note. ¡Qué miedo! 

El  cazador cibernético.

Que use Facebook y Whatsapp como Tinder no, simplemente NO.

El que sea un forever

Estoy de acuerdo con tener un alma de niño, pero que se aferre a ser un teen sin obligaciones, cuando casi dobla esta edad, no es interesante para una mujer que se inclina por un crecimiento profesional y personal.

Conforme los días pasan en esta enorme ciudad, sigo conociendo gente. Estoy consciente que todos tenemos defectos y que nadie es perfecto, ahí está el truco. Siempre hay un roto para un descosido y la magia no radica en que nos guste lo bueno del personaje en cuestión, eso es fácil, lo interesante es enamorarnos de su  dark side.

Artículos Relacionados